INTENTO DE SUICIDIO EN UN GRUPO POBLACIONAL DE ARMENIA QUINDIO: REFLEXION DESDE LO PSICOSOCIAL

ATTEMPTED SUICIDE IN A POPULATION GROUP OF ARMENIA QUINDÍO: REFLECTION FROM THE PSYCHOSOCIAL

Nohora Aponte Gutiérrez (Colombia)

noaponte@uan.edu.co

Investigación



Recibido: 5/11/2014

Aprobado: 3/12/2014



RESUMEN: El presente escrito presenta una reflexión sobre el intento de suicidio, basado en la investigación: Características Psicosociales de la Población que Presentó Intento de Suicidio reportada por las Entidades de Salud en Armenia Quindío durante los años 2010 y 2011. En esta reflexión se plantea un acercamiento interdisciplinar, para ello se aborda la Psicología desde el enfoque cognitivo, la sociología desde posturas modernas y posmodernas como son las de Gergen y Bauman entre otros; se busca tender un puente de cohesión a partir de las neurociencias con enfoque social desde Llinas y Caicedo entre otros, con el fin de lograr un diálogo que acerque a la comprensión del fenómeno del suicido de una manera más holística, partiendo de la Multicausalidad de este.

SUMMARY: The present document offers a reflection about suicide attempt, based on the research. Psychosocial Characteristics of the population who presents suicide attempt reported by the Health Entity of Armenia Quindío during the years 2010 and 2011. In this reflection, it is stated an interdisciplinary approximation; to do it, it is taken the psychology from the cognitive approach; and the sociology from modern and postmodern position as Gergen and Bauman among others; it is searched for tending a cohesion bridge by taking into account the neurosciences with a social approach from LLinas and Caicedo among

others; with the goal to get a dialog that approaches to the comprehension of the suicide phenomenon in a more holistic way starting by the multicausality of suicide.

KEY WORDS: suicide attempt, psychosocial characteristics

INTRODUCCIÓN

El presente escrito se basa en la investigación: caracterización psicosocial de un grupo de personas que presentó intento de suicido en los años 2010-20011 reportadas por entidades de salud en Armenia, Quindío.  Armenia  según  estudios y estadísticas recientes (2013) a nivel nacional, presenta el primer lugar en suicidio.  La Investigación se desarrolló durante 18 meses. Objetivos: General. Caracterizar psicosocialmente a las personas que han tenido intento de suicidio reportadas por las entidades de salud en Armenia durante los años 2010 y 2011. Analizar  las características psicosociales en el intento de suicidio.

En las estadísticas oficiales de la Secretaría de Salud de Armenia y la Secretaría de Salud del Departamento del Quindío-, se encontró información muy relevante donde se muestra que a partir de 1998 aumenta el fenómeno de suicidio en el Departamento; mientras los indicadores Nacionales estaban en 4/100 habitantes en el Quindío la estadística mostraba 7/100 habitantes, el fenómeno continúo creciendo y para el año 2011 estaba en una media de 11/100 habitantes, lo cual es alarmante y genera un llamado de atención a nivel social y académico, si se tiene en cuenta que según información de los RIPS  de las entidades de Salud  cerca de 6.000 personas en el periodo estimado entre los años 2010-2011 consultaron por Depresión, Ansiedad, o estos dos trastornos conjugados, además por lesiones autoinflingidas, envenenamiento y/o consumo de sustancias psicoactivas (SPA). Es de resaltar que este fenómeno no se presenta solamente en el Quindío, al parecer a nivel Nacional y mundial se ha incrementado según se evidenció en la consulta de gran variedad de documentos que antecedieron la ejecución de esta investigación. Igualmente el nivel de sub registro en el intento de suicidio es una realidad mundial que impide saber con certeza indicadores de esta conducta.

 

INSTRUMENTOS

Para esta caracterización se construyó y validó un cuestionario que permitió recoger la información de la categoría social con sus diferentes variables: socio demográficas, Red familiar, Red formal, red informal, sustancias psicoactivas y consumo de alcohol.

Para la categoría Psicológica se aplicaron: minimult, (Inventario Multifásico de la Personalidad MMPI (versión Minimult.) creado en 1968 y cuyo autor es J. C. Kincannon, Evalúa los siguientes ítems: Hipocondriasis, Depresión, Histeria, Desviación Psicopática, Paranoia, Psicastenia, Esquizofrenia e Hipomanía. Inventario Iso 30 sobre riesgo suicida que mide autoestima, desesperanza, Afrontamiento, aislamiento, ideación suicida y   finalmente el P-IPG Perfil - Inventario de la Personalidad de Gordon, Leonard V., que mide rasgos estables de la personalidad como la ascendencia, responsabilidad, estabilidad emocional, sociabilidad, autoestima, cautela, originalidad, relaciones interpersonales y vigor y un factor de autoestima relacionados con la adaptación y la eficiencia del sujeto en situaciones sociales, educativas y laborales, en 8 aspectos de la personalidad: Ascendencia, Responsabilidad, Estabilidad emocional, Sociabilidad, Cautela, Originalidad, Relaciones personales y Vigor. Evalúa. Adolescentes y adultos. La Población: 3000 personas reportadas por las entidades de salud con diagnósticos acorde al CIE10, que durante los años 2010 y 2011 presentaron Dx como depresión, ansiedad, lesiones autoinflingidas, envenenamiento, intento de suicidio como tal. La muestra fue de 200 personas tomadas de la población anterior. 

 

MÉTODO

Investigación  mixta con predominancia del enfoque cuantitativo. Diseño Descriptivo, muestreo multietapico. Análisis  a partir de discursos cualitativos e interdisciplinares.

 

RESULTADOS

A nivel social: personas altamente aisladas, consumidoras de sustancias psicoactivas,  alcohólicos sociales; familias disfuncionales, con redes sociales frágiles, nivel educativo secundario o media vocacional, solteros, mayoría mujeres entre 15 y 29 años. A Nivel Psicológico se encontró alto nivel de tendencia en enfermedad mental donde  los rasgos esquizoides se presentan en un 63%, seguido de tendencias psicopáticas y depresión. Igualmente se evidenció  en el 100%   de los participantes muy con baja autoestima, casi ausencia de esta. La ideación suicida con riesgo alto está presente  en un  57% de los participantes y esto es acorde con los rasgos de personalidad expresados.

 

REFLEXIÓN  A PARTIR DE LOS RESULTADOS

Pensar en conceptos como la vida y la muerte siempre genera inquietud, polémica, posturas, lógicas y cosmovisiones particulares y grupales que afloran rápidamente por la complejidad de los conceptos. Lo existencial inmediatamente se hace presente, ya que hay una carga de Significados y Sentidos en torno a esta categoría fenomenológica donde la trascendencia del  SER se pone en evidencia. Es acá donde La Psicología busca encontrar respuestas  o quizás ampliar las brechas  de preguntas en torno al fenómeno social del Intento suicida. 

 

REFLEXIÓN DESDE LO PSICOSOCIAL SOBRE LOS  RESULTADOS OBTENIDOS

La sociedad como estructura fundante, donde se dan los procesos de individualización y colectividad a la vez, se ha visto abocada por la división de dos conceptos fundamentales que son el proceso individualizador y el proceso de integración que en la sociedad líquida, (-concepto de liquidez abordado desde Bauman-)  dentro del paradigma posmoderno se muestran autónomos y desarticulados, por eso conceptos como familia, individuo, sociedad, parecieran tener rutas diferentes y no encontrarse jamás. Esto según Norbert Elias en (Sánchez y Caporal, 1.998)  hace que no se relacionen muchas situaciones y fenómenos entre sí. Al respecto manifiesta que “el desarrollo social hacia una elevada desindividualización  del individuo abre a las personas particulares una vía hacia formas específicas de satisfacción y realización y hacia formas específicas de insatisfacción y de vacío; hacia posibilidades específicas de alegría, dicha, bienestar y placer y hacia posibilidades de dolor, desdicha, descontento y malestar que no  son menos específicas de su sociedad” (Pág. 46).

Los procesos de individualización y colectividad en la sociedad actual son una realidad construida a partir de paradigmas occidentales que llegaron a Latinoamérica y se fusionaron con las propias formas de organización que tenía la América nativa, india, mestiza, negra. Occidente con la dualidad del ser humano llega y divide, pareciera que el ser humano fuera  un ente de  dos en uno; en un primer plano dice que somos mente y cuerpo, una parte tangible y otra intangible y en el campo social propone otra división, lo individual y lo colectivo. Esto ha llevado a que los procesos de los que habla Norbert Elías, de individualización e integración generen una crisis constante en la construcción de la realidad, ya que se es autónomo pero a la vez  se está desarticulado con el entorno; se siente uno solo pero la academia  y la ciencia insisten en dividirlo.

 


El mundo de relaciones se construye por conveniencias y oportunidades como lo plantea Bauman, la liquidez del mundo hace que hoy funcionen unas normas, unos paradigmas y mañana ya se replanteen. Lo anterior permite soportar resultados tales como encontrar que el mayor índice de intentos de suicidios se dé en la población de 14  a 29 años, en el caso nuestro representó un 73.5% de los participantes y que quienes mayormente lo intenten sean las mujeres el 57.5 %, con  estado civil  solteras en un 69.9% y un 100% de participantes con niveles bajos y muy bajos de autoestima. Estos datos tienen voz y permiten cuestionar si esta absurda división entre mente y cuerpo, entre individuo y colectivo tiene sentido. La mente o la Psiquis está tan estrechamente relacionada con el cuerpo que sencillamente el ser humano es indivisible. Los pensamientos, las emociones, los afectos, se expresan en las reacciones químicas y en el funcionamiento de los sistemas biológicos y fisiológicos del individuo. Las experiencias vividas en el entorno son representadas y modelizadas en los comportamientos y conductas, entonces: porqué seguir pensando en dividirnos?, esta división hace que no se represente a sí mismo y de ahí los muy bajos niveles de autoestima?.

Otro dato que se vuelve discurso y que da cuenta de que la realidad ontológica del ser no se puede dividir de esta manera es cuando se encuentra una estrecha relación entre tendencias de aislamiento social, afrontamiento de la realidad y tendencias de comportamientos esquizoides, psicopáticos y depresivos, lo cual da cuenta de una realidad que se construye de manera alterna, quizás buscando comprender o asimilar la liquidez de la sociedad actual. Cuando los sujetos participantes se enfrentan a Conflictos cotidianos, se da una fuerte tendencia a discutir airadamente, evitar la discusión, irse del lugar, fingir que todo se olvidó, esto representa un 75% de la muestra, lo que denota que no se generan mecanismos de afrontamiento, pero además evidencia un deseo de huir del entorno de esa realidad para la cual quizás no tiene herramientas para abordarla, argumentos para enfrentarla, quizás el desbordado río de información de los medios de comunicación no le indique qué hacer ante estas situaciones y lo mejor es aislarse, no comunicarse, no resolver la problemática que se presenta.  En esta misma lógica los resultados evidencian que un 45%  de los participantes manifiesta no contar con amigos, para el 38% es poco o nada importante tener amigos; no acuden a los amigos o pares cuando tienen problemas en un 69.7%, aunque el 60% se perciben como  individuos sociables, esto está dando cuenta de que a los individuos participantes les cuesta adaptarse a las reglas y a las dinámicas que la sociedad les plantea, entonces quizás por ello busquen crear una realidad alterna, a través de otros mundos posibles, de ahí que haya una entropía de la mente que esté reflejándose en comportamientos esquizoides en un 66%,  psicopáticos en un 64% y depresivos  en un 53% principalmente. Lo anterior se continúa reflejado en una realidad social manifestada por los participantes donde el 64.2% respondió que no participa en reuniones, paseos o actos sociales y un 71% expresó que no acude a sus vecinos cuando tienen problemas, el 31% tampoco acude a sus docentes y un 20.9%. No  acude a las Redes inmediatas, porque quizás son disfuncionales, frágiles, o simplemente rígidas en el cumplimiento de las normas y las reglas creadas. Acá se estaría dando una  ruptura entre individuo y grupo, en aras a la realidad existente y la nueva que construye el individuo que no logra adaptarse, es decir el individuo que necesita crear una realidad alterna, el individuo que necesita encontrar un nuevo orden interno en su mente, 

El consumo de sustancias psicoactivas (SPA) y de alcohol, igualmente evidencian una dinámica social e individual como mecanismo de escape de la realidad, encontrándose  una tendencia paranoide en un 41% fuertemente  relacionada con la realidad de consumo, de aislamiento, de falta de tolerancia a la frustración, de evasión de la realidad, de baja autoestima, igualmente un 29% de estos participantes manifestaron que bajo efectos de sustancias habían intentado suicidarse. Entonces  vuelve y surge un interrogante: ¿qué es lo que hacemos como sociedad para que estas personas no logren entender la realidad que vive la mayoría y cada día más aumenten los intentos de suicidio?.

Los anteriores resultados generan la reflexión sobre si asistimos a un fenómeno de enfermedad  mental, entendida esta desde los discursos hegemónicos de poder como lo plantea Foucault en sus textos  los anormales  y vigilar y castigar o si es una nueva realidad que se construye,   a partir de mundos posibles y quizás en palabras de Caicedo (2007), asistamos a la construcción de realidades alternas.  

Este panorama preocupante dentro de la realidad actual, es quizás un llamado que empieza a evidenciar la construcción de un nuevo orden social a partir de la entropía de la mente o del orden oculto de la misma que ante los paradigmas vigentes evidencian tendencias esquizoides. De ahí la importancia de centrar la reflexión en esta categoría que transversaliza el estudio y da cuenta de unos rasgos de personalidad definidos como son muy bajos niveles de sociabilidad, responsabilidad, vigor y bajo nivel de estabilidad emocional, y es  acá donde Juan Carlos Caicedo, Investigador en Neurociencias sociales  nos acerca a comprender este fenómeno desde una perspectiva nueva y emergente que invita a replantear el concepto clínico de la esquizofrenia, o tendencias esquizoides como prefiero referirme a los resultados obtenidos en este ejercicio investigativo.

La esquizofrenia en Caicedo, no es considerada como una enfermedad, sino como un mecanismo de defensa, ante las realidades construidas socialmente en la actualidad; ésta sucede en los planos  biológicos, psíquicos  y emocionales, ya que en el cerebro reptiliano se encuentran las principales emociones primarias como el  miedo, la rabia, la huida ante el peligro, etc. En el proceso evolutivo de la especie, tanto ontogenéticamente, filogenéticamente, y epigenéticamente se desarrollaron  estructuras cerebrales como el cíngulo anterior, el hipocampo y la amígdala cerebral los cuales se volvieron potentes develadores de las emociones  y  por ende es complejo  conocer el  límite entre el campo biológico y el cultural;  de ahí la necesidad de mantener una perspectiva de un ser holístico, sinérgico y sistémico, donde no  da lugar a la dualidad, a la división sino a la integralidad. Individuos que logren una regulación y una integración como lo plantea Durkheim, o en la misma lógica individuos autónomos e integrados como lo propone Norber Elias. 

Integrando una postura social y neurológica se puede entender un poco más desde las neurociencias sociales como es que a partir de las experiencias vividas el sujeto elabora a  nivel cerebral una información que luego da cuenta de sus comportamientos. Es así como en el Cíngulo Anterior, se manifiesta funcionalmente, la interpretación de las emociones dolorosas que surgen de las realidades cotidianas, y en el desarrollo de esta función,  las cualias que son fenómenos eléctricos sensoriales, encargados de registrar la intensidad de la emoción o el sentimientos subjetivo, ayudan a formar la auto conciencia de lo que sucede en el  individuo, dando lugar al auto reconocimiento biográfico, según lo planteado por Caicedo (2007).  Esto remite a que las realidades cotidianas de los participantes están propiciando escenarios de huida, de miedo, de no aceptación de las responsabilidades, las normas y las dinámicas que propone la sociedad actual. Estas realidades y experiencias hacen que sin lugar a dudas no se encuentre autonomía, integración y regulación social, generándose la presencia de la conducta suicida en la etapa del intento de suicidio.

El cíngulo  anterior, está estrechamente ligado con las funciones del hipocampo y de la amígdala, creando juntos la memoria autobiográfica, la cual da cuenta de todas las experiencias positivas y negativas vividas por el individuo, las cicatrices emocionales, las huellas Psíquicas, afectivas, emocionales construidas a partir  del mundo de relaciones e interacciones con la sociedad, el grupo y consigo mismo. Caicedo (2007) afirma que las cualias serán las que marcarán qué tanto puede afectar una emoción, una experiencia vivida a un sujeto dependiendo de la valía que se le dé a partir de la interiorización de las realidades externas. A  partir de la memoria autobiográfica la persona empieza a construir e interpretar las experiencias, de ahí que la función del hipocampo es organizar y dar significado a las experiencias  y el cíngulo y la amígdala le dan valencias positivas o negativas, de acá las manifestaciones que se plantearon  anteriormente con base en los resultados obtenidos en la investigación. Individuos, retraídos, aislados, resistentes a las normas, con dificultades para asumir  responsabilidades, con muy bajos niveles de autoestima y  tendencias a crear un mundo alterno que le permita entender su entorno debido a que la regulación y la integración social. Según Durkheim, estos procesos son los que le permiten al individuo estar acogido, reconocido por la sociedad y además funcionar dentro de las reglas y normas planteadas, pero cuando estos no dan tiempo por la rapidez en que cambian generan desubicación y confusión en el individuo, apareciendo la conducta suicida. En el mundo se pretende homogenizar, globalizar el pensamiento, situación compleja y difícil pero  es hacia donde  apunta el sistema capitalista y la sociedad líquida, haciendo que todo cambie rápidamente,  según lo planteado por Bauman, generando estructuras sociales menos sólidas y permanentes, lo cual en palabras de Caicedo genera confusión al Cerebro haciendo que este se sienta confundido y cree mecanismos de orden, los cuales pueden ser las realidades alternas que actualmente se miran desde la patología reconociéndose como enfermedad mental (esquizofrenia, psicopatía, depresión).. 

Parafraseando a Caicedo (2007) se puede inferir que en la manera como el sujeto aprende desde pequeño a interpretar la realidad, así mismo se construyen los patrones neurales de red que guiarán su vida, por ejemplo en ambientes de violencia se pueden crear ideas parásitas que conllevarán a la manifestación de  la depresión ya que entre más emociones de valencia negativa se hayan creado antes de las podas neuronales,  mayor son las conexiones o patrones de red que se establecen y conforme a esto, el mecanismo de defensa que se establece en la amígdala, el hipocampo y el cíngulo. Todos estos patrones de red (repiten y activan los sentidos que emana el cerebro reptiliano) y las cualias  (evalúan la intensidad de esas sensaciones) que envían la intensidad.  El cerebro ve que empieza a perderse, a diluirse, y probablemente crea caminos alternos que implican su reorganización, su propia protección, y a partir de ahí nacen ideas de resiliencia o parásitas, como la depresión, las tendencias esquizoides y psicopáticas entre otras. El sujeto empieza a crear mundos alternos, mundos idealizados, (realidad entrópica) o nuevos tipo de realidad, otros mundos posibles que le permitan vivir en este aquí y en este ahora, al parecer cuando no lo logra se intenta suicidar como un mecanismo de escape. 

Lo anterior se refleja en las palabras de Caicedo (2009) quien dice:

Para hablar de las implicaciones que tendría la esquizofrenia en el vivir social de un grupo, vale la pena remarcar que, desde la presente interpretación, su aparición no constituiría una especie de huella histórica que simplemente se traduce o expresa en un determinado conjunto de síntomas, como un sistema relativamente estático. Más bien debería entenderse como un punto de ruptura o de bifurcación a partir del cual surge un nuevo dominio de realidad para un individuo, y a través de él se recompone de alguna manera la trama de interacciones sociales  de su grupo, tratándose de dos condiciones dinámicas y auto organizativas (Pág. 78).

El ser humano sin lugar a dudas es indivisible, un plano va estrechamente ligado al otro y se afectan mutuamente. El ser humano Sistémico, holístico y sinérgico por naturaleza, atraviesa realidades como estas por las divisiones absurdas que hemos creado y aceptado en nuestra cotidianidad. Qué es el ser humano, sino la suma de sus experiencias y estas se configuran en las interacciones sociales, en las maneras como las percibe, las representa y las modeliza  en la construcción de su realidad. Quién podría afirmar que asistimos a una sociedad enferma y con rasgo esquizoide o quizás esquizofrénico en realidad? Asunto complejo de definir ya que el mismo investigador Caicedo (2007) parafraseando a Castoriadis (2002:101-1002), manifiesta:

En contraste la presente interpretación señala que la esquizofrenia tanto en sus dimensiones propiamente individuales como grupales, si bien aparece como una respuesta posible frente a un clima de conflicto relacional, en adelante puede derivar, para el individuo, en la experimentación de un mundo que es habitado y construido más allá de las circunstancias fundacionales, y para el grupo, es una reorganización de las relaciones sociales  que tampoco permanece anclada  de manera necesaria a los conflictos de origen, ni replica siempre la circularidad de un juego comunicativo. Así pues, como toda creación  de un ser vivo, la esquizofrenia sería también capaz de hacer surgir para él y su grupo un espectro de posibilidades que antes no existían. (Pág. 78-79).

Es así como se llega a las siguientes conclusiones: 

Las tendencias  esquizoides fuertemente relacionadas con las tendencias  Psicopáticas desde la perspectiva clínica dan cuenta de sujetos que construyen mundos posibles para ellos, pero a nivel social incompresibles para los otros, para los grupos. 

El lenguaje es la clave de la comunicación y a través de este se evidencian las representaciones, las ideas, las experiencias que permite que nos alejemos o nos acerquemos. Será la dinámica social planteada actualmente la  que  distancia esos mundos posibles a tal punto que los vuelve totalmente incomprensibles y de ahí que aumente significativamente la presencia de conductas suicidas?, será que la ausencia de autoestima, es la manifestación de un desconocimiento, de una desarticulación entre individuos? Entre individuo y grupo? Entre grupos y sociedades?

En el plano de lo mental y de lo social se hace una división tan grande que no permite comprender el mundo del otro o de la otra y esto quizás sea lo que incida en la necesidad de aislarse de la sociedad, de no afrontar la realidad que proponen los otros?, será que  las personas que intentan suicidarse están expresando una incomprensión del sistema, de las normas, del bombardeo de información del mundo actual?

Será que la sociedad moderna y posmoderna han confundido tanto a los sujetos que no les han dado tiempo de elaborar las normas, las reglas y entonces se sienten desintegrados, desarticulados, fuera de lugar del mundo propuesto?

Realmente habrá enfermedad mental, en un grupo de personas que han presentado intento de suicidio? O será el grupo, la sociedad como tal que alucina una realidad que intenta construir a costa del bienestar de los otros? 

Cuál ha sido el papel que ha jugado  la red primaria, referida a la familia, primer escenario de socialización donde se transmiten principios, valores humanos, culturales, sociales, se fortalecen y construyen vínculos, según autores como Berger y Luckman. 


Bibliografía

Bauman, Z. (2007). Tiempos líquidos: vivir en una época de incertidumbre. S.L. Tusquets Editores S.A. 2da edición. 176 p.

Berger P., Luckman T. (s.f). La sociedad como realidad subjetiva. En: Perspectivas del Desarrollo Humano, procesos de socialización e individuación. Carlos Valerio Echevarría y Esteban Ocampo. (2006). Manizales: U. Manizales-Cinde.

 Caicedo M., J.C. (2007). Esquizofrenia, en la búsqueda de un orden oculto. Bogotá: Universidad Externado de Colombia. Serie 1. 190 p. 

Durkheim, E. (1835). El Suicidio. Madrid: Akal, S.A.  (Revisión y traducción Sandra Chaparro Martínez (2012). En:  

http://books.google.es/books?id=Jv1PtqnCj8wC&printsec=frontcover&dq=el+suicidio+emile+durkheim&hl=es&sa=X&ei=qGPlUp7QEuzjsAST64CwCw&ved=0CDEQ6AEwAA#v=onepage&q=el%20suicidio%20emile%20durkheim&f=false, consultado el 26 de enero de 2014

Elias, N. (1990). La sociedad de los individuos. Barcelona: Ed. Península.

Foucault, M. (2.001 t.). Los Anormales. Madrid, España: Akal

Foucault, M. (2005) Vigilar y castigar: nacimiento de la prisión. México-Argentina: Ed. Siglo XXI.      (Trigesimocuarta edición en Español)

Gómez- Maqueo, E. L (1995). (Adaptador). Inventario Multifásico de la personalidad Minnesota-2 MMPI-2. México-Bogotá: Manual Moderno. 

Martín-Barbero, J. (1991). De los medios a las mediaciones: comunicación, cultura y hegemonía. México: G. Gili. Consultado el 15 de agosto de 2013 En: http://perio.unlp.edu.ar/catedras/system/files/de_los_medios_a_las_mediaciones.pdf. 

Martínez Ortiz, E. (2009). Buscando el sentido de la vida. Bogotá: colectivo aquí y ahora.

Ocampo, E. (2007). Desarrollo Afectivo, en: Programa de maestría en educación y desarrollo humano, Módulo 3. Manizales: Cinde-UMZ.

Sánchez, J.F. & Rodríguez  C., E. (1998). Individuo, grupo y Representación social. Santafé de Bogotá: UNAD.  

Secretaria de Salud de Armenia (2010-2011). Memorias de Informe Estadístico sobre conducta suicida. Información expuesta en Foro de Salud Mental, Octubre de 2012.