CONSTRUCCIÓN DE DESARROLLO HUMANO EN LAS PRÁCTICAS DEL PSICOPEDAGOGO DE LA UPTC

CONSTRUCTION OF DEVELOPMENT HUMAN IN THE PRACTICES OF THE PSYCH PEDAGOGUE OF THE UPTC

Reina del Pilar Sánchez     Nancy Arismendy (Colombia)

reina.sanchez@uptc.edu.co

Investigación


Recibido: 4/03/2015

Aprobado: 15/05/2015



RESUMEN: Para la escuela de psicopedagogia  de la UPTC, es importante trabajar en la construcción del saber pedagógicos a través del desarrollo humano evidenciado en las practicas pedagógicas en que se trabaja con personas de diversas etapas evolutivas y en diferentes momentos de su escolarización -niñez, adolescencia, adultez,necesidades educativas especificas y rehabilitación social-, y en   ámbito de actividad humana (familia, escuela, e pues es allí donde su practica pedagógica hace que la formación del psicopedagogo este en constante construcción de acuerdo con sus necesidades y  experiencias significativas de aula. Entendía este como el espacio donde los psicopedagogo puede evidenciar la correlación de las  diversas teorias del desarrollo humano y constatarlas con las realidad a través del desarrollo de sus praxis en cualquier situación, que puedan facilitar  procesos de aprendizaje y enseñanza significativos  y a la vez  contribuyan al desarrollo de las potencialidades del ser humano en formación.

PALABRAS CLAVES: desarrollo humano, enseñanza, práctica pedagógica.

ABSTRACT: For school psych pedagogy  UPTC is important to work on the construction of pedagogical knowledge through human development it evident in the development of educational practices which necessarily working with people of all developmental stages (childhood, adolescence, adulthood, needs special educational and social rehabilitation), in any field of human activity (family, school, business, society) because that is where their pedagogical practice makes the formation of the psychologist is in constant construction in accordance with their needs and meaningful classroom experiences. He understood this as space where psychologist can demonstrate the correlation of the various theories of human development and verify with reality through the development of their practice in any situation that can facilitate meaningful learning and teaching and also contribute to the development the potential of the human being in formation. 

KEYWORDS: human development, teaching, practice teaching.

 

Quien enseña aprende al enseñar,

y quien aprende enseña al aprender,

Quien enseña, enseña alguna cosa a alguien (Freire)

 

El querer generar propuestas pedagógicas que  estén acordes con  la realidad del psicopedagogo  lleva  a tener en cuenta cuales son los sentidos de la formación que determinen  la construcción  critica de sus intereses y sus propias realidades de vida, es así que el hecho pedagógico puede  dar respuesta a cómo se articula la crítica y la acción  de igual forma la teoría con la práctica. Por ello en la escuela a través de la construcción de la concepción de desarrollo humano  en sus  prácticas pedagógicas  en el trascurso de  su carrera, el estudiante puede evidenciar y contextualizar los problemas educativos, generar acciones que lleven a la transformación de ellos mismos y su realidad. 

 

Para saber cuál es la concepción de ser humano que tiene y cual va ir formando el licenciado  es importante buscar a nivel personal, social y comunitario ese  sentido que en el aula se puede evidenciar y que da un sentido a la  educación  pues el ser mejores implica una transformación real  donde se pueda experimentar, aceptar y reconstruir a través del desarrollo humano  dándole un sentido al compromiso de ser docente y  en la educación referida esta  no solo en el ámbito escolar sino en todos los momentos de la vida y de la interacción con otros  pues el educar es un proceso social donde se potencializan las habilidades del ser humano. De esta manera se puede evidenciar que la educación va más allá del sentido estricto de trasmitir y repetir conocimientos,  por el contrario ayuda a fortalecer la construcción de ser, en un ambiente de libertad, dialogo con el otro u otros, se va construyendo así mismo con la única finalidad de desarrollo humano en la educación.

 

EL PSICOPEDAGOGO UN SER HUMANO QUE TRASCIENDE EN LA PRACTICA PEDAGÓGICA

Por práctica  pedagógica  se entiende  el desarrollo de competencias para la conceptualización, aplicación y experimentación de los conocimientos, métodos y estrategias para la enseñanza de los saberes específicos en contextos institucionales.  Zuluaga (1984), define la práctica pedagógica como la noción metodológica de aquello que acontece en el salón de clase, lo que hace cotidianamente el maestro y como noción discursiva; que está constituida por el triángulo institución (escuela) sujeto (docente) y discurso (saber pedagógico).  

Freire (2002) afirmaba que debe existir una reflexión crítica sobre la práctica, dado que esta es una experiencia de la relación entre Teoría/Práctica sin la cual la teoría puede ir volviéndose un blablablá y la práctica, un activismo. (p. 24).

La práctica pedagógica investigativa apoya la formación del futuro licenciado  al convertirse en un espacio de producción de saber reflexivo el cual se logra en los procesos que los maestros en formación y sus maestros  desarrollan,  posibilitando  nuevas formas de enseñanza que no se limitan al aula regular sino que se proyecta a la comunidad, buscando la satisfacción de algunas de sus necesidades con miras al mejoramiento de calidad de vida. 

La práctica pedagógica investigativa del futuro Psicopedagogo - docente espera responder a las preguntas ¿para qué se enseña?, ¿cómo enseñar?, ¿qué enseñar?, ¿a quién se enseña?, ¿dónde se ejerce la práctica de la enseñanza?  Y configura un campo propio con objeto, método, teorías y corrientes, que puede ser reconstruido  desde sus fundamentos, sus modelos, su estructura curricular y los sentidos y significados que otorgan a su praxis.

Si en la experiencia de mi formación, que debe ser permanente, comienzo por aceptar que el formador es un sujeto en relación a quien me considero objeto, que él es el sujeto que me forma y yo, el objeto por el formado, me considero como un paciente que recibe los conocimientos-contenidos-acumulados por el sujeto que sabe y que son para mi transferidos. En esta forma de comprender y de vivir el proceso formador, yo, objeto ahora, tendré la posibilidad, mañana, de convertirme en el falso sujeto de “formación” del futuro objeto de mi acto formador. Es necesario que, por el contrario, desde los comienzos del proceso, vaya quedando cada vez más claro que, aunque diferentes entre sí, quien forma se forma y se reforma al formar a quien es formado formándose y forma al ser formado. Es en este sentido que enseñar no es transferir conocimientos, contenidos ni formar es acción por la cual un sujeto creador da forma, estilo o alma a un cuerpo indeciso y acomodado. No hay docencia sin discencia, las dos se explican y sus sujetos, a pesar de las diferencias que los connotan, no se reducen a la condición de objeto, uno de otro. (Freire, 2002, p.26)

Se obtiene así un docente que va a centrar su labor en la enseñanza de las disciplinas y se legitima un currículo que le garantiza los saberes según se refieran o no a la línea de formación específica, donde privilegia  la formación social y humanística a nivel personal.  De esta manera la práctica pedagógica de los estudiantes  no queda reducida al puro ejercicio de transmitir los contenidos propios de la disciplina  que enseña, o a la capacidad para planear objetivos predeterminados según secuencias cerradas que parten de conductas de entrada, sino que pueda  desarrollar estrategias pedagógicas  con el estudiante,  que le favorezca una participación efectiva y le estimule su forma de pensar, sentir, comunicar y actuar.

La escuela  debe privilegiar  el desarrollo de la condición humana como referente de trabajo escolar y a la vez determinar las estrategias de intervención psicopedagógica que permitan y hagan posible la formación y se pueda desarrollar integralmente a través de las dimensiones humanas. 

Ramírez (2012) sintetiza las dimensiones del ser humano que contribuyen pata tener una visión holística de la manera como el maestro en formación debe asumir el trabajo pedagógico con las comunidades en que se desempeña:  

DIMENSIÓN NATURAL: el estudiante deberá asimilar y adaptarse a su entorno  natural y relacionarse con él;  a través de sus procesos formativos tendrá la capacidad de asumir  retos  que le ayudaran a  avanzar en su proceso de humanización.

DIMENSIÓN HISTÓRICA Y VOLITIVA:  Un maestro en formación deberá tener conciencia de su propio ser, entender su  condición humana y  la de los demás como seres sociales, históricos e inacabados; ser responsables, e irse adaptando a los  cambios vertiginosos del mundo de hoy,  ser dinámicos y gestores de proyectos que contribuyan a solucionar problemas sociales.

DIMENSIÓN ESPACIAL Y TERRITORIAL: Todo ser humano tiene la necesidad de pertenecer a un sitio (nicho),  el estudiante en formación  desarrollará su identidad como persona y como profesional de la educación, entenderá la multiculturalidad y la diferencia, y afirmará su sentido de pertenencia. 

DIMENSIÓN SOCIAL Y POLÍTICA: Un maestro en formación ante todo debe ser un ser  social con una postura política coherente con su formación,  deberá poder entender las diferencias cualquiera  que ella sea y será capaz de dialogar y tener discernimiento en la toma de decisiones al asumir y respetar las  reglas del   mundo social.

DIMENSIÓN COGNITIVA: el estudiante podrá proyectarse a través de su quehacer pedagógico y sus propios procesos mentales poniéndolos al servicio de los demás (familias. educandos, escuela, sociedad), además deberá poder evidenciar en su práctica los cinco pilares de la educación: aprender a conocer, aprender a ser, aprender a hacer, aprender a vivir juntos, aprender a transformarse uno mismo y la sociedad , todo esto debe ser  parte vital de su formación

DIMENSIÓN COMUNICATIVA:   Durante la práctica pedagógica los estudiantes aprenderán a expresarse en forma colectiva e individual en los  diversos contextos donde este inmerso, desarrollará habilidades para trabajar interdisciplinar y transversalmente el currículo.

DIMENSIÓN  AFECTIVA Y SENSIBLE: Los maestros en formación deberán aprender a expresar de forma asertiva sus deseos, tristezas, afectos, alegrías, asumir compromisos personales y sociales, para poder desarrollar estas y otras habilidades sociales con sus estudiantes.

DIMENSIÓN PRODUCTIVA: pensar críticamente en su realidad, ser creativos PROACTIVOS, emprendedores actores a nivel local regional y nacional, capaces de transformar realidades y asumir la búsqueda constante del desarrollo humano.

 

Figura N°1 Dimensiones del ser Humano.

Figura N°1 Dimensiones del ser Humano. Fuente: Las autoras.

 

En la construcción  de esta concepción de desarrollo humano construida en las prácticas pedagógicas investigativas[1]   se vinculan   algunos  elementos  que facilitan y potencian las habilidades intelectuales de los estudiantes   desarrollando  y apropiándose de momentos  como:

UBICACIÓN: entendida esta como las condiciones de los estudiantes para ver, oír, leer documentos, analizar el currículo, conocer y entender el contexto de la práctica entre otros.

PLANEACIÓN: deliberar sobre lo implícito, valorar y decidir el enfoque de la práctica con argumentos teóricos para desarrollar una praxis verdadera.


SIGNIFICACIÓN: Por su propio fundamento esta deberá ser trascendente y es en el proceso de intervención psicopedagógica donde el estudiante debe, además de conocer lo que va a enseñar, trabajar en pro del desarrollo humano en sus estudiantes, así podrá dejar huella en las aulas de clase y en los diversos escenarios donde realice esta intervención.

EVALUACIÓN: ser capaz de juzgar críticamente, tomar decisiones, y estar atento en su proceso de aprendizaje: Autoformación.

En la Licenciatura en Psicopedagogía, es necesario  generar constantemente en los estudiantes una transformación personal y más humana en su labor, de forma que como futuros maestros  sean competentes,  puedan satisfacer las necesidades de instituciones,  empresas o personas,  donde   y con quien vayan trabajar y sobre todo responder a las exigencias de la sociedad; por  ello se procura que su formación sea,

SIGNIFICATIVA: darle sentido a los conocimientos adquiridos y convertirlos en elementos esenciales para su trabajo y para el servicio de los demás.

FORMATIVA: ser responsable de su proceso de aprendizaje en función de su crecimiento profesional además de ser capaz de apropiarse de los valores humanos fundamentales para ponerlos al servicio de la sociedad.

TRASFORMADORA: poder actuar en diversos contextos transformando la realidad con sus conocimientos y habilidades, lograr solucionar problemas y ser agente motivador para lograr grandes cambios a nivel personal, social.

ACTIVO: estar en continua búsqueda de saberes, ser protagonista de su proceso de formación tanto en su aprendizaje como en la enseñanza.

CREATIVO: diseñar y aplicar nuevas formas y situaciones de aprendizaje en los diversos contextos. Utilizar el pensamiento divergente para su beneficio y el de los demás.

DESARROLLADOR: potencializar al máximo su personalidad y habilidades, garantizando un ser integro al servicio de la educación, deberá valorar al otro como ser social  y afectivo.

IMPLICATIVO: estar siempre a la vanguardia de los contenidos que va aprender y poner el aprendizaje en contexto; seleccionar sus propios aprendizajes.

ANTICIPATIVO: utilizar las herramientas para la enseñanza y el aprendizaje en beneficio de los demás, adaptarse a las diversas situaciones de aprendizaje, ser un agente activo y dinamizador de procesos.

PROBLÉMICO: siempre deberá estar en constantes contradicciones que le dan sentido a su condición humana y a su aprendizaje.

Desarrollar  cada una de estas dimensiones, hace que en la formación de los estudiantes se propenda por una práctica  más humana y real; de esta manera se pueden  establecer los objetos de conocimiento y las formas de aprendizaje más adecuadas a las diversas poblaciones y contextos socio-culturales donde se realice la intervención a partir de estrategias participativas de interacción social. 

Es necesario  abordar de una forma epistemológica aspectos básicos, que contribuyan en  procesos de formación integral y contemplen un conjunto de conocimientos, estrategias, metodologías y recursos, tendientes a favorecer el quehacer pedagógico de los futuros psicopedagogos, en tres aspectos fundamentales: la docencia, la investigación y la proyección social.  

 

El desarrollo humano entonces, se constituye en una de las más importantes funciones que incumben a la educación y significa lograr que la humanidad pueda ser capaz de auto dirigir su desarrollo, teniendo en cuenta que desde que nace está inmersa en un grupo familiar, social, político y cultural. Significa lo anterior que el desarrollo humano es un proceso conducente a ampliar las opciones y oportunidades de las cuales disponen las personas y a concientizarlas de que su entorno es cambiante y que por lo tanto es necesario estar siempre atentos a las necesidades, transformaciones y expectativas de la sociedad, del País y del mundo. 

Importante destacar, cómo los estudiantes  mediante la sistematización de su práctica pedagógica evidencian la construcción de esta concepción  y además permite construir y reconstruir significados del aprendizaje. 

De la misma manera la practica pedagógica permite que los estudiantes tengan sus propias percepciones,  de cómo  es la función pedagógica al servicio de los demás; es allí donde se definen intenciones, valores, creencias y sentimientos que se ante ponen a diario en el desarrollo de su práctica. A través de su preparación y experiencia  puede gradualmente,  generar acciones eficaces de intervención psicopedagógica en el aula y fuera de ella, en diversos contextos, donde un acercamiento personal con las comunidades les permita establecer nuevos retos de aprendizaje y de praxis pedagógica. 

 

A manera de conclusión se puede decir que la educación de hoy requiere un estudiante, reflexivo, capaz de generar nuevos conocimientos , capaz de pensar , desarrollar su espíritu creador por medio de un adecuado referente teórico y actividades libres que le permitan enfrentar problemas de su futura vida real, con capacidad de inventiva y adaptación a la constante transformación de la sociedad, crítico, constructivo, frente a las diversas situaciones que se le presenten y autónomo tanto en su parte educativa como familiar y social.

Teniendo en cuenta que el pensamiento educativo moderno permite al docente conjuntamente con el estudiante planear actividades que desarrollen en él actitudes, aptitudes y habilidades, deja un campo abierto hacia la forma como se deben ejecutar las labores académicas, transformando la universidad en un sitio agradable con nuevas estrategias y propuestas pedagógicas que sirva como coadyudante en el buen desempeño profesional y académico donde se debe privilegiar ante todo el aprender  a ser, como eje fundamental para la construcción de la conceptualización de desarrollo humano privilegiando.

Un adecuado desarrollo cognitivo, afectivo, comportamental, aunado a la resiliencia  permitirá un excelente desempeño como profesional de la educación en cualquier nivel, pero ante todo no se puede olvidar que los maestros  son agentes transformadores de la sociedad.  

 


Bibliografía

Arends, R. (2007).  Aprender a enseñar. México: McGraw-Hill

Bautista, N. (2011). Proceso de la investigación cualitativa. Bogotá. Manual Moderno

Bruce, &Weil. (2006). Modelos de enseñanza. España. Gedisa

Correa, C. (1999). Aprender y enseñar en el siglo XXI. Bogotá. Aula Abierta Magisterio

Díaz B., F. (2001). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. México: McGraw-Hill

Freire, P. (2002). Pedagogía da Autonomía; saberes necessários à prática educativa. Rio de Janeiro: Paz e Terra

González, S. (2006). Investigación educativa y formación del docente investigador. Cali  USC

Hernández, P. (2007) Diseñar y Enseñar: teorías y técnicas de la programación y del proyecto docente. Madrid Narcea

López, J. (2009). Desarrollo humano y práctica docente. México. Trillas

Lucio, R. (1996). La construcción del saber y del saber hacer. En: Pedagogía y educación popular. Bogotá, Dimensión Educativa. Revista Aportes No 4)

Medina, M &Barquero, J. (2013). 20 competencias profesionales para la práctica docente. México, Trillas

Ortiz, L. (2009). Pedagogía y Aprendizaje. Bogotá. Ecoe Ediciones

Piñeros, R & Arismendi, N (2004). Teorías implícitas acerca de la enseñanza concebida por el grupo de profesores de educación básica primaria rural de la escuela “El llanito” ubicada en el municipio de samacá. Tesis. Bogotá. Universidad Católica de Colombia.

Ramírez, I. (2012). Trabajo escolar inteligente y vivencial. Bogotá. Ecoe Ediciones  

Ramírez, M.S. (2010). Modelos de enseñanza y método de casos. Estrategias para ambientes innovadores de aprendizaje. México .Trillas

Sacristán, J, & Pérez, G.A (2002). Comprender y transformar la enseñanza. Madrid: Morata

Notas pie de página

[1] (Niñez, Adolescencia, Necesidades educativas, Rehabilitación social, Adultez y la de Profundización)