EFECTOS DE  UN PROGRAMA DE ENTRENAMIENTO EN HABILIDADES SOCIALES EN NIÑOS (AS) EN SITUACIÓN DE DESPLAZAMIENTO

EFFECTS OF A TRAINING PROGRAM IN SOCIAL SKILLS IN CHILDREN (AS) IN DISPLACEMENT

Fabián Andrés González Torres       Fernando Riveros Munévar (Colombia)

edgar.riveros@iberoamericana.edu.co

Investigación


Recibido: 31/05/2015 

Aprobado: 09/06/2015



RESUMEN: El objetivo de este estudio fue evaluar el efecto que tiene un programa para fortalecer habilidades sociales en niños y niñas con padres en situación de desplazamiento. El estudio, de corte cuasi experimental, se realizó con niños y niñas distribuidos en un grupo experimental y uno control, cada uno con 10 integrantes: al grupo experimental se le implementó el Programa de Enseñanza de Habilidades de Interacción Social mientras que el grupo control no recibió ningún tipo de entrenamiento. Los resultados muestran que el grupo experimental tuvo diferencias significativas luego de comparar los resultados de la evaluación pre y post. El programa tuvo gran eficacia y mostró excelentes resultados en la enseñanza y adquisición de las habilidades sociales por los niños que integraron el grupo experimental. Se recomienda que se implemente un programa similar a los padres para que adquieran de nuevo las habilidades sociales y puedan enseñar estas a sus hijos.

PALABRAS CLAVE: Habilidades sociales, Desplazamiento forzado, Programa de Enseñanza.

ABSTRACT: The aim of this study was to evaluate the effect of a program to strengthen social skills in children with parents in displacement. The study, quasi experimental was carried out with children divided into an experimental group and a control group, each with 10 members: the experimental group was implemented the Education of Social Interaction Skills while the control group not received training. The results show that the experimental group had significant differences after comparing the results of evaluation before and after. The program was very effective and showed excellent results in education and social skills acquisition for the children who made up the experimental group. It is recommended to implement a similar program for parents to acquire new social skills and can teach these to their children. 

KEYWORDS: Social skills, Forced Displacement, Education Program.

INTRODUCCIÓN

Los seres humanos a través de su evolución y de la historia han creado una dinámica social fuerte y estable, el hecho de que un individuo no interactué con sus pares muestra algún tipo de problema a nivel psicológico, social, fisiológico, etc. Esta dinámica o interacción social les ha permitido adaptarse en diferentes contextos y momentos de la historia, solucionar problemas para su supervivencia, generar conocimiento constantemente, evolucionar, adaptarse a nuevos contextos, etc.

El concepto de habilidad se refiere a la posesión de algunas destrezas necesarias para cierto tipo de ejecución. Las habilidades sociales son todas las destrezas que tienen que ver con la interacción entre individuos. Estas se consideran un conjunto de comportamientos personales complejos, cuando estas habilidades son adquiridas, el resultado es una mayor satisfacción personal tanto a corto como a largo plazo. Peñafiel y Serrano (2000) afirman que la compleja naturaleza de las habilidades sociales ha dado lugar a numerosas definiciones, según Caballo (1986), Rinn y Marke (1979) citados por Peñafiel y Serrano (2000) y Monjas (1999) citada en García (2011) están de acuerdo en que las habilidades sociales son las conductas o destrezas sociales específicas requeridas para ejecutar competentemente una tarea de índole interpersonal que se ponen en juego en la interacción con otras personas. 

Caballo (1986) y  Rinn y Marke (1979, citados en Peñafiel y Serrano, 2000) coinciden en que las habilidades sociales son un mecanismo a través del cual los niños intervienen en su medio ambiente obteniendo, eliminando o evitando consecuencias deseadas y no deseadas en un contexto de interacción social. Combs y Slaby (1977, citado en Peñafiel y Serrano, 2000) y Monjas (1993, citada por Monjas, Pascual, Casado, Francia, Peinado y Rodríguez, 2000), concuerdan en que las habilidades sociales se explican desde la capacidad que tiene un individuo para interactuar con los demás en un contexto social dado, de una manera aceptada socialmente y que paralelamente obtiene una satisfacción propia logrando un beneficio mutuo o principalmente beneficioso para los demás. 

Cuando se busca definir y describir el concepto de habilidades sociales por lo general se incurre en confusiones, comparaciones y asimilaciones. (Caballo, 1993., Elliot y Gresham, 1991., Hundert, 1995., citados en Monjas y cols 2000). La anterior idea hace pensar que el concepto de habilidades sociales no esté bien definido ni suficientemente delimitado (Monjas y cols, 2000). Para profundizar en el concepto de habilidades sociales se pueden mencionar las siguientes características encontradas en Peñafiel y Serrano (2000, p. 10):

Las habilidades sociales son conductas y repertorios de conductas adquiridos principalmente a través del aprendizaje. Y una variable crucial en el proceso de aprendizaje, es el entorno interpersonal en el que se desarrolla y aprende el niño. Las habilidades sociales tienen componentes motores y manifiestos (conducta verbal), emocionales y afectivos (ansiedad o alegría) y cognitivos (percepción social, atribuciones, autolenguaje). Las habilidades sociales son respuestas específicas a situaciones concretas. Las habilidades sociales se ponen en juego siempre en contextos interpersonales, son conductas que se dan siempre con relación a otras personas (iguales o adultos), lo que significa que está implicada más de una persona

  

HABILIDADES SOCIALES: ADQUISICIÓN Y PÉRDIDA

Explicado el concepto de habilidades sociales y su clasificación teniendo en cuenta distintos autores y exponiendo las características propias de estas, es importante saber cómo estas se adquieren a través del desarrollo del individuo. 

El ser humano es un ser social que sólo resuelve sus necesidades básicas en la relación con los demás. Entre sus necesidades está la de crear relaciones afectivas y sociales para sentirse psicológicamente seguro y acompañado (López y Fuentes, 1994, citado en Monjas y cols, 2000). La familia desempeña un papel muy notable en los primeros años del infante para la adquisición de las habilidades sociales, de esta manera la estimulación social que hacen los padres influye  directamente con el nivel de desarrollo social de los niños. La exposición a situaciones sociales nuevas y variadas, facilita la adquisición de habilidades sociales y aleja los temores sociales iniciales (Monjas y cols., 2000). Por el contrario, cuando los padres son tímidos o poco sociables, impiden exponerse a sí mismos y a sus hijos a situaciones sociales. De esta manera los niños aprenden respuestas de inhibición y/o de evitación. (Monjas, 1998., citado en Monjas y cols., 2000). En los años siguientes, además de la familia entran en juego otras figuras significativas de interacción social para el niño como son las compañeras y compañeros de clase, vecinos, los profesores, amigos, etc. (Monjas y cols., 2000).

Distintos autores han propuesto una clasificación de los niños según la adquisición o no de habilidades sociales, del mismo modo Caballo (1993, citado por Peñafiel y Serrano, 2000, p. 18) describe tres estilos de relaciones sociales en los niños:

Estilo pasivo, en donde el niño siente: depresión, desamparo, imagen pobre de sí mismo, desmotivación, tensión, descontrol, soledad, enfado, etc. Estilo asertivo, en donde el niño: resuelve los problemas, se siente a gusto con los demás, se siente satisfecho, se siente a gusto consigo mismo, esta relajado, se siente con control, crea y fabrica la mayoría de las oportunidades, se gusta a sí y a los otros, es bueno para sí y para los demás. Estilo agresivo, en donde el niño tiene: conflictos interpersonales, culpa, frustración, imagen pobre de sí mismo, agresividad, desmotivación, tensión, descontrol, soledad, aislamiento social, enfado, etc.

Se han llevado a cabo estudios (Siboldi, 2011, Jiménez, Guzmán, Rodríguez, Artiles, 2009, Vendrell, 2001 y García, Alcázar, Olivares 2011) donde se trata de identificar por qué los niños que habían adquirido estas habilidades las han perdido con el pasar del tiempo, de manera inmediata o en el desarrollo prenatal. Los resultados pueden estar relacionados a explicaciones del desarrollo fisiológico del niño antes y después de la gestación, cuando este no es adecuado generando deficiencias sensitivas, cognitivas, conductuales, etc. (Caballo, Verania y Bas, 1997). Otro fenómeno que puede hacer que el infante pierda las habilidades sociales que ya había adquirido, es un evento traumático como por ejemplo la exposición a un evento violento, el cual genera problemas a nivel psicológico tales como el estrés postraumático, depresión, ansiedad, etc. (Morales, 2009). 

Se ha demostrado que uno de los eventos que genera la perdida de las habilidades sociales es el desplazamiento forzado ya que este evento integra una gran variedad de manifestaciones violentas en contra de las personas, sin discriminar edad, sexo, raza, religión, por lo cual afecta a la totalidad de un grupo de personas en el que se incluye niños, adultos y ancianos, que de igual manera se ven afectados luego de que pasa el evento traumático por la pérdida de su bienestar social, económico, biológico y psicológico, muchas de las personas que han pasado por un evento de desplazamiento forzado han perdido en gran medida sus habilidades sociales y difícilmente pueden recuperarlas más aun cuando es un niño el afectado.

 

DESPLAZAMIENTO FORZADO

Ibáñez y Moya, (2006) y Morales, (2009) coinciden en que las familias en situación de desplazamiento al alejarse de sus tierras se ven en la pena de ingresar a grandes ciudades en donde las condiciones sociales y económicas no van a ser las mejores. El desplazamiento forzado genera la pérdida de la tierra, ocasiona desempleo, aislamiento social, el deterioro en las condiciones de salud, desarticulación del núcleo familiar, empobrecimiento y, en general, una baja calidad de vida. (Ibáñez y Moya, 2006). La adaptación a la nueva ciudad o municipio receptor y sus comunidades es difícil ya que en su contexto no solo hay familias en las mismas condiciones de desplazamiento además hay habitantes de calle, integrantes de pandillas, familias con escasos recursos, expendedores de drogas, etc. 

De las víctimas del desplazamiento forzado los niños y los adolescentes son los más propensos a sufrir las alteraciones emocionales generando trastornos psicológicos en los que predominan reacciones de estrés agudo, trastornos depresivos o ansiosos, trastorno por estrés postraumático y consumo de sustancias (Morales, 2009), asociado a los factores de vulnerabilidad que se adquieren en las nuevas comunidades a donde llegan luego del desplazamiento forzado y también por la exposición a la violencia del conflicto armado, el desplazamiento mismo y por los cambios a nivel social, económico y político (Morales, 2009). 

Ager (2001) citado en Haghebaert y Zaccarelli (2006) incluye estos efectos psicológicos en cuatro fases del proceso de desplazamiento forzado, “una fase pre-desplazamiento, el desplazamiento mismo, una fase de alojamiento temporal o búsqueda de asilo y, finalmente, la reubicación o retorno” (p. 156). Así mismo Ager (2001) citado en Haghebaert y Zaccarelli (2006) especifica que, “cada una de esas fases lleva consigo retos específicos que pueden también afectar la salud mental, entendida en sus dimensiones psicológicas y sociales” (p.156).  

Sánchez y Jaramillo (1999), exponen nueve variables donde se evidencia el estado de salud mental en las personas antes, durante o después de un proceso de desplazamiento. Estas variables son: La personalidad del migrante, experiencias vitales, bagaje cultural, características de las causas por la cuales abandona el sitio de origen y los tipos de motivaciones para desplazarse a la nueva localidad, el estrés del momento del desplazamiento, actitud del nuevo ambiente hacia el migrante, homogeneidad del nuevo ambiente y cumplimiento de expectativas y aspiraciones. 

Para finalizar se puede referenciar el estudio que realizo Médicos sin Fronteras (MSF)  en 2010, en el cual se encontró que las prescripciones clínicas adquiridas luego de eventos de guerra, como el duelo o los trastornos depresivos, estuvieron presentes en más de cinco mil pacientes tratados por esta institución. Teniendo en cuenta las categorías del CIE-10 MSF describe los cinco diagnósticos principales entre sus pacientes, estos fueron: el trastorno adaptativo, los problemas de relación y problemas asociados con el abuso o la negligencia; la depresión mayor, episodio único; el duelo; y los trastornos del estado de ánimo; se recalcan de igual manera los trastornos del comportamiento y/o las emociones en la infancia y otros trastornos de la ansiedad. (Médicos sin Fronteras, 2010). 

 

DISEÑO

El presente es una investigación de tipo cuasi experimental, con grupo control (Hernández, Fernández y Baptista, 2010). 

 

PARTICIPANTES

20 niños entre los 8 y los 11 años con padres en situación de desplazamiento, dividido en dos grupos uno experimental y uno control ambos integrados por 10 niños. 


INSTRUMENTOS

La Lista de chequeo con base en el Programa de Enseñanza de Habilidades de Interacción Social, en el cual se especifican las pautas conductuales que evidencian la capacidad que tiene un individuo en habilidades sociales. Cada una de estas pautas tiene dos opciones de respuesta que el evaluador diligencia escogiendo según su criterio entre SI o NO, las pautas se integran y forman los ítems que evalúan una habilidad social en específico.

Programa de Enseñanza de Habilidades de Interacción Social (Monjas, 1993).  Este programa se basa en los hallazgos del aprendizaje estructurado de Goldstein en 1989, tiene un enfoque cognitivo conductual de enseñanza sistemática de las habilidades sociales a las personas a través de otros significativos en el entorno social como los pares, profesores y padres. Se enfoca principalmente en la enseñanza de comportamientos manifiestos y directamente observables (conducta verbal y no verbal), como en la de comportamientos cognitivos y afectivos. Este programa utiliza técnicas y estrategias de intervención como el Modelamiento, Role Play, Retroalimentación y Generalización.

PROCEDIMIENTO

Posterior a la firma de consentimientos y asentimientos informados se procedió a realizar la aplicación de la lista de chequeo a los dos grupos como línea de base, la aplicación del programa de entrenamiento  en habilidades sociales con el grupo experimental y finalmente la aplicación nuevamente de la lista de chequeo como evaluación post. 

RESULTADOS

En primer lugar se llevó a cabo un análisis de normalidad de la muestra, donde se utilizo la prueba Shapiro-Wilk, la cual arrojo los siguientes resultados (Tabla 1).

Tabla 1

Resultados de la prueba Shapiro-Wilk

 

Statistic

Sig.

Puntaje escuchar pre

,808

,001

Puntaje escuchar post

,362

,000

Puntaje iniciar una conversación pre

,865

,010

Puntaje iniciar conversación post

,509

,000

Puntaje sostener conversación pre

,893

,031

Puntaje sostener conversación post

,822

,002

Puntaje hacer pregunta pre

,930

,155

Puntaje hacer pregunta post

,827

,002

Dar gracias pre

,804

,001

Dar gracias post

,717

,000

Presentarse usted mismo pre

,909

,062

Presentarse usted mismo post

,762

,000

Presentar a otro pre

,688

,000

Presentar a otro post

,790

,001

Dar un cumplido pre

,922

,107

Dar un cumplido post

,850

,005

Pedir ayuda pre

,859

,008

Pedir ayuda post

,904

,050

 

 

 

En la anterior tabla se observa que la muestra no sigue una distribución normal, ya que se acepta la hipótesis de trabajo en la cual los datos no están normalmente distribuidos siempre y cuando el valor Statistic sea mayor a Sig. Debido a esto es adecuado utilizar pruebas no paramétricas. De acuerdo a los resultados anteriores se utiliza la diferencia de medias como estadístico descriptivo el cual arroja los siguientes datos (Tabla 2).

 

Tabla 2

Descriptivo Diferencia de medias

Grupo

Puntaje general

Pre

Puntaje general

Post

Control

Media

19,40

20,80

N

10

10

Desviación Est

5,910

5,865

Experimental

Media

21,00

32,40

N

10

10

Desviación Est

4,447

4,033

Total

Media

20,20

26,60

N

20

20

Desviación Est

5,156

7,708

 

En esta tabla se evidencia que las medias obtenidas por los grupos control y experimental aumentan, comparando el puntaje de la evaluación pre y la evaluación post. En el grupo control aunque no se aplicó el Programa de Enseñanza de Habilidades de Interacción Social hubo un aumento en la media aunque no es significativo. Se denotan también diferencias no significativas entre las medias de los grupos control (19,40) y experimental (21.00) en la evaluación pre. Es importante destacar que hubo diferencias notables entre las medias del grupo experimental comparando la evaluación pre y post a la intervención, la cual paso de un 21,00 en la pre a un 32,40 en la evaluación post.

En la Figura 1 se muestra gráficamente los resultados que arroja la diferencia de medias, estadístico que muestra las diferencias entre pre y post evaluación, de los grupos experimental y control.

 

Figura  1. Diferencia de medias, grupo control y experimental.

 

La figura muestra como en el grupo control la media en la evaluación pre se encuentra debajo de la puntuación 20 y en la evaluación post está por arriba de la puntuación 20, lo que evidencia un leve aumento de puntuaciones sin haber recibido el programa de habilidades sociales. El grupo experimental denota un cambio mayor ya que la media en la evaluación pre se encuentra por encima del puntaje 20, y en la evaluación post está por encima de la puntuación 30. 

Lo que muestra la diferencia de rangos (Tabla 3) es la brecha que hay entre el puntaje más alto y el puntaje más bajo. Esta tabla muestra el promedio de los rangos de las puntuaciones en cada uno de los grupos en las dos evaluaciones.

Tabla 3

Diferencia de rangos, grupo control y experimental

 

Grupo

N

Rango promedio

Suma de rangos

Puntaje general pre

Control

10

9,55

95,50

Experimental

10

11,45

114,50

Total

20

 

 

Puntaje general post

Control

10

6,00

60,00

Experimental

10

15,00

150,00

Total

20

 

 

 

Como se puede observar en la tabla 3, el grupo control disminuyó el rango entre las evaluaciones pre y post, ya que pasó de tener un rango promedio de 9,55 a 6,00. En el grupo experimental el rango promedio aumentó ya que en el puntaje pre fue de 11,45 y en el puntaje post se obtuvo un 15,00.

Con el fin de determinar si las diferencias de medias son significativas entre medidas previas y posteriores y validar la hipótesis propuesta se utilizó la prueba U de Mann-Whitney (tabla 4).

 

Tabla 4

Resultados estadístico prueba U de Mann-Whitney para validar hipótesis

 

Puntaje general pre

Puntaje general post

U de Mann-Whitney

40,500

5,000

Sig. asintót. (bilateral)

,470

,001

 

Con base en la Tabla 4, se observa que la diferencia de medias en las puntuaciones previas no son significativas (sig 0,470) mientras que las diferencias entre las puntuaciones de los dos grupos obtenidas en la evaluación posterior a la intervención son altamente significativas (sig 0,001).

Teniendo en cuenta que el nivel de significancia de esta prueba para aceptar la hipótesis de trabajo debe ser igual o menor que 0,05 se deduce que las diferencias entre las puntuaciones de los grupos experimental y control se debe a que uno de estos recibió el Programa de Enseñanza de Habilidades de Interacción Social y el otro no.

 

DISCUSIÓN

Teniendo en cuenta los resultados obtenidos de las pruebas estadísticas, el estudio generó datos que demuestran la alta efectividad que tiene el Programa de Enseñanza de Habilidades de Interacción Social, evidenciado en las puntuaciones que se obtuvieron en el grupo experimental luego de la intervención (pre 21,00 - post 32,40) y comparándolas con las del grupo control (pre 19,40 – post 20,80). Se encontró un leve aumento en los puntajes del grupo control, probablemente explicados por que tanto la evaluación pre y la post fueron iguales en las actividades que se diseñaron como la situación de evaluación. Los resultados evidencian un cambio notable en el grupo experimental, la media aumenta entre la evaluación pre y la post y la desviación estándar es menor esto puede significar que el programa es más efectivo al momento de fortalecer las habilidades con menor puntuación. Esta explicación se apoya teniendo en cuenta que el promedio de rango disminuye en el grupo experimental en la evaluación post.

Los resultados obtenidos en las pruebas evidencian la alta efectividad que el Programa de Enseñanza de Habilidades de Interacción Social tiene al momento de fortalecer habilidades sociales en niños y niñas con padres en situación de desplazamiento. Las diferencias significativas que arrojan las pruebas cuando se comparan las puntuaciones luego de que se implemento el programa en el grupo experimental validan su efectividad.

Peñafiel y Serrano, (2000) afirman que las habilidades sociales se adquieren en el desarrollo del niño a través de los siguientes mecanismos aprendizaje por experiencia directa, aprendizaje verbal, aprendizaje por retroalimentación, etc. Validando esta información se encuentra que el Programa de Enseñanza de Habilidades de Interacción Social utiliza técnicas y estrategias de intervención como el modelamiento, role play, retroalimentación y generalización, estrategias que sirvieron para que la enseñanza, la adquisición y el fortalecimiento de las habilidades sociales fuera un éxito.

Cabe resaltar la importancia que tiene las modificaciones temáticas que se hacen al Programa de Enseñanza de Habilidades de Interacción Social, ya que dentro de la intervención con el grupo experimental se implementó dicho programa con las estrategias y técnicas que este recomienda pero con temas relacionados a los intereses que el mismo grupo indicaba. Por esta razón es importante recomendar que antes de hacer la implementación del programa se indaguen los gustos o intereses de la población con el fin de facilitar la enseñanza de habilidades sociales.


Según Monjas y colaboradores (2000), la familia desempeña un papel importante en la adquisición de las habilidades sociales por ser el primer contexto social en el que se incluye el infante, sin embargo en una familia en situación de desplazamiento al niño se le dificulta adquirir estas habilidades ya que sus padres o hermanos mayores las han perdido por el evento traumático. Se puede recomendar en este apartado realizar un estudio similar de comparación de las habilidades sociales entre niños afectados por una situación de desplazamiento y niños que no lo sean.

Se resalta la pertinencia del programa para enseñar y fortalecer las habilidades sociales en población afectada por una situación de desplazamiento, es una herramienta que se puede utilizar para mitigar los efectos nocivos de la situación de desplazamiento en la población afectada que en su mayoría son niños y adolescentes. Se recomienda utilizar un programa similar para la enseñanza y fortalecimiento de las habilidades sociales en padres de familia que fueron afectados por una situación de desplazamiento, con el fin de que los padres como integrantes del primer contexto social del niño, pueda enseñar estas habilidades sociales a sus hijos y además para que el niño que está incluido en un programa de habilidades sociales pueda reforzar su enseñanza desde su hogar.

Bibliografía

Caballo, V., Verania, A. y Bas, F. (1997). Manual para el tratamiento cognitivo conductual de los trastornos psicológicos. Madrid: siglo XXI.

Echeburúa, E., Salaberría, K., Corral, P. y Cruz S. (2012). Funciones y ámbitos de actuación del psicólogo clínico y del psicólogo general sanitario: una primera reflexión. Psicología Conductual, 20 (2), 423-435.

García, E., Alcázar, A. y Olivares, P. (2011). Terapia de exposición mediante realidad virtual e internet en el trastorno de ansiedad/fobia social: una revisión cualitativa. Terapia Psicológica, 29, 233-243.

García, M. (1999). Los desplazados por la violencia en Colombia. Con su dolor sin rumbo. Universitas Humanistica. (47). 

Gutiérrez, B. (2002). Manual de evaluación y entrenamiento en habilidades sociales para personas con retraso mental. Manual de procesos para la gestión en centros de atención a personas  con discapacidad intelectual junta de Castilla y León. Valladolid: Consejería de sanidad y bienestar social.

Haghebaert, G. y Zaccarelli M. (2006) Guía práctica de salud mental en situación de desastres. La salud mental y el desplazamiento forzado. Organización Panamericana de la salud. 

Hernández, R., Fernández, C. y Baptista, P. (2010). Metodología de la Investigación. México: Mc Graw Hill.

Ibáñez, A. y Moya, A. (2006) ¿Cómo el desplazamiento forzado deteriora el bienestar de los hogares desplazados?: análisis y determinantes del bienestar en los municipios de recepción. Universidad de los Andes. 

Jiménez, J., Guzmán, R., Rodríguez, C. y Artiles, C. (2009) Prevalencia de las dificultades específicas de aprendizaje: La dislexia en español. Anales de psicología, 25 (1), 78-85. 

Llanos, C. (2006). Efectos de un programa de enseñanza en habilidades sociales. Departamento de Psicología evolutiva y la educación. Facultad de ciencias de la educación. Universidad de Granada.  

Lozano, M. & Gómez, M. (2004). Aspectos psicológicos, sociales y jurídicos del desplazamiento forzoso en Colombia. Acta Colombiana de Psicología, (12), 103 – 119. 

Monjas, M. (1993). Programa de Enseñanza de Habilidades de Interacción Social. 

Monjas, M., Pascual, M., Casado, M., Francia M., Peinado L y Rodríguez M (2000). Las habilidades sociales en el currículo. Centro de Investigación y Documentación Educativa. Ed. Impresa. Investigación. N° 16.

Morales, J. (2009). Consecuencias psicosociales en los adolescentes en situación de desplazamiento. Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario. Bogotá.

Médicos sin fronteras (2010) Víctimas de la violencia, el silencio y el abandono Conflicto armado y salud mental en el departamento de Caquetá, Colombia.

Peñafiel, E. y Serrano, C. (Sin fecha de publicación). Habilidades Sociales. Editex.

Sánchez, R. y Jaramillo, L. (1999) Desplazados: experiencias en salud. Impacto  del desplazamiento sobre la salud mental. Universitas Humanística, 47, 87-101.

Siboldi, J. (2011). Síndrome de Asperger y habilidades sociales: un abordaje grupal. Tesis de Licenciatura  en Psicopedagogía, Universidad Católica Agentina, Facultad de Humanidades.

Vendrell, J. (2001) Las afasias: semiología y tipos clínicos. Revista de neurología, 32 (10), 980-986.