EN BÚSQUEDA DE NUESTRA INTRA – RELACIÓN

IN SEARCH OF OUR INTRA - RELATIONSHIP

Liliana A. Calderón

sciencespijournal@gmail.com

Articulo

Idioma... ha creado la palabra “soledad” para expresar el dolor de estar solo. 

Y ha creado la palabra 'soledad' para expresar la gloria de estar solo.

Paul Tillich


Recibido: 15/08/2016

Aprobado: 29/08/2016



RESUMEN: El papel participante en el ser adulto conlleva a identificarnos en función de nuestras necesidades urgentes funcionalmente, lo que nos conduce a sistemas rígidamente estructurados, determinando hasta cierto punto nuestra toma de decisiones, significando de forma arbitraria nuestro ser hoy. 

PALABRAS CLAVES: Ser. Soledad. Comunicación.  Aceptación. Sociedad. Niño interior. Salud mental. Emociones. Pensamiento. Toma de decisiones.

SUMMARY: The participant role in the adult be involved to identify ourselves according to our urgent needs functionally , which leads us to rigidly structured systems , determining to some extent our decision making , meaning arbitrarily our being today.

 

 

KEYWORDS:   Be. Loneliness. Communication. Acceptance. Society. Inner child. Mental health. Emotions. Thought. Decision making.

 

Cuando se es adulto no hay nada sorprendente, solo socializamos de forma funcional y tangible con aquellas personas con las cuales hay una afinidad o función específica para cumplir. 

 

En medio de la desolación, 

la humanidad coexiste; 

esquiva entre unos y otros. 

Cada día se expresa, 

mediante palabras, signos, y demás; 

intercambian sus inconscientes / conscientes. 

Generando obstrucción y desprecio, 

por si y su entorno.

Calderón L. (2016)

 

Hay una confusión, desde conceptual hasta  en gestión, en  gran medida,   porque hay conciencia para estar liados,  es evidente, que todo ser humano trasciende en su interacción con el otro.

En ese intercambio, conceptuamos signos, símbolos verbales o no, conscientes o inconscientes, creando un factor clave en nuestra comunicación, con el cual acogemos,  disentimos;  volviéndose parte esencial de nuestros aprendizajes, dejando de ser por ensayo y error para transformarse en uno por insight [1]

Ese  intercambio viene lleno de agudeza, desconfianza,  desazón por todas las vivencias, y la ausencia de herramientas para asimilarlas de acuerdo con el tiempo y contexto. 


Partamos del principio,   las familias nucleares han cambiado en su estructura, pero en vez de enfocarnos en lo real; que es el desarrollo de cada uno de los miembros de la misma;  por una mejora en su calidad de vida, su bienestar y salud mental;  estamos pendientes de contextos de desarrollo basado en prejuicios, y discriminación, manejando una doble moral entre el ser y su sociedad.

Porque a nivel interno,  se aceptan los secretos, las adicciones, dogmatismos, autoritarismos,  las infidelidades, agresiones – autoagresiones físicas y psicológicas, entre muchas otras.

Mientras no se escape esto del círculo familiar, han de suponer tener el criterio de poder adjetivar a todo lo que no pertenece a él.

Aquellas  o estas familias,  que suelen enmarcar sus dobles juicios, usualmente  tienen un lenguaje conceptual deficiente.

Crean  barreras para justificar cómo constreñir su pensamiento, con el cual  van lanzando sus sentires sin argumento, como cuando se expela la más mordaz de las toxinas.

En el desarrollo del niño hay periodos críticos[2], pero eso no solo va determinado con etapas importantes del desarrollo físico, sino también emocional, psicológico, social.

Cada deficiencia, obstáculo o dificultad va dejando una secuela que se estampa con el pasar de ese devenir histórico biográfico.

Según (M. Klein[3], p. 3) Entonces el simbolismo no sólo constituye el fundamento de toda fantasía y sublimación, sino que sobre él se construye también la relación del sujeto con el mundo exterior y con la realidad en general… A medida, que el yo va evolucionando, se establece gradualmente a partir de esa realidad irreal una verdadera relación con la realidad. Por consiguiente, el desarrollo del yo y la relación con la realidad dependerán del grado de  capacidad del yo, en una etapa muy temprana, para tolerar la presión de las primeras situaciones de angustia.

Eso por eso que, la noción conceptual  que crea a través de esa primera interacción, forma sus recursos, crea su vocabulario, y establece supuestos en sus sistemas y subsistemas del  lenguaje y por lo tanto su forma de comunicar-se.

“El periodo entre los tres y los seis años de edad es fundamental para el desarrollo psicosocial de los niños”[4] 

Porque en esa edad a través de la interrelación entre la madre o su núcleo familiar, y su mundo interno y externo, establece su representación[5], su yo real[6] yo ideal[7], con el cual inicia el proceso de auto concepto[8] y desarrollo cognoscitivo.

En el 2003, de acuerdo con la OMS[9], señalo la importancia de los siguientes puntos:

El suicidio es la tercera causa de muerte entre los adolescentes

El trastorno depresivo mayor a menudo tiene su inicio en la adolescencia y está asociado a un importante desajuste social y es una de las mayores causas de suicidio

Los trastornos conductuales de inicio en la infancia tienden a persistir en la edad adulta en forma de abuso de drogas, conducta antisocial, delincuencia juvenil, problemas interpersonales, desempleo, problemas maritales y mala salud física

Considero como trastornos graves con necesidades de tratamiento

Trastornos generalizados del desarrollo

Trastornos de la personalidad y trastornos conductuales

Trastornos del vínculo

Trastornos de ansiedad

Trastornos por abuso de sustancias

Trastornos alimentarios

 

En publicación del 2014[10],  Determinantes de la salud mental

La salud mental individual es determinada por múltiples factores sociales, psicológicos y biológicos. Por ejemplo, las presiones socioeconómicas persistentes constituyen un riesgo bien conocido para la salud mental de las personas y las comunidades. Las pruebas más evidentes están relacionadas con los indicadores de la pobreza, y en particular con el bajo nivel educativo

La mala salud mental se asocia asimismo a los cambios sociales rápidos, a las condiciones de trabajo estresantes, a la discriminación de género, a la exclusión social, a los modos de vida poco saludables, a los riesgos de violencia y mala salud física y a las violaciones de los derechos humanos

También hay factores de la personalidad y psicológicos específicos que hacen que una persona sea más vulnerable a los trastornos mentales. Por último, los trastornos mentales también tienen causas de carácter biológico, dependientes, por ejemplo, de factores genéticos o de desequilibrios bioquímicos cerebrales

Teniendo en cuenta como incide cada elemento en la salud mental, que no solo es la parte psicológica, y termina siendo desgastante reiterar el punto.

Cada elemento coincide directa o indirecta en el desarrollo. Con  nuestro sentido de realidad establecemos un proceso de integración, que conlleva a diferentes símbolos e incluso trastornos y a darle un significado a la soledad.

Por ejemplo, según M. Klein[11] (p. 7)  En la enfermedad maníaco-depresiva. El paciente maníaco-depresivo ha dado ya algunos pasos hacia la posición depresiva, esto es, percibe al objeto más como un todo, y sus sentimientos de culpa, si bien ligados aún a mecanismos paranoides, son más intensos y menos fugaces. Por consiguiente experimenta, en mayor medida que el esquizofrénico, el anhelo de tener dentro de sí al objeto bueno a fin de protegerlo y ponerlo a salvo. Pero se siente incapaz de hacerlo puesto que, al mismo tiempo, no ha elaborado suficientemente la posición depresiva, de modo que su capacidad de reparar, de sintetizar al objeto bueno y alcanzar la integración del yo, no se han desarrollado lo suficiente. En la medida en que en su relación con el objeto bueno existe todavía una cantidad considerable de odio y, por consiguiente, de miedo, no está lo bastante capacitado para repararlo, y por lo tanto su relación con dicho objeto no le proporciona alivio sino tan sólo la sensación de ser odiado y no querido, y él siente que su objeto bueno está constantemente expuesto a la amenaza de sus propios impulsos destructivos. El anhelo de poder superar todas estas dificultades respecto del objeto bueno forma parte del sentimiento. 

Eso nos lleva  a que nuestro contacto consigo mismo, y el desarrollo del mismo a través de nuestras interacciones, nos permite hacer el reconocimiento respectivo, y es cuando  inician los conflictos, síntomas y distorsiones, aunque inteligible a veces, ya menguan en nos-otros. 

Según (Winicott, O.C, pp. 289-291) Un ejemplo sencillo nos lo daría el estado de no integración. Con un buen cuidado infantil este estado es el natural, sin que nadie se preocupe por ello. El buen cuidado produce un estado de cosas en el que la integración empieza a convertirse en un hecho y existe ya una persona. En la medida en que esto sea cierto, también lo es que la ausencia de cuidados conduce a la desintegración y no al retorno a la no integración. La desintegración es percibida como una amenaza porque (por definición) hay alguien que siente la amenaza. Asimismo es una defensa.

La comprensión de nuestras emociones juega un papel preponderante en el desarrollo.

Papalia, Wendkon y Duskin.  (pp. 411- 461) cita a Garner & Power, y menciona: Entender las propias emociones es importante para la socialización. Ayuda a los niños a controlar la forma como demuestran sus sentimientos[12] y a ser sensibles en la manera como los demás se sienten.

Cada situación vivida se transforma en un elemento que toma forma en significados, y con él nos expresamos a través del lenguaje. 

La angustia[13] nos trae a colación la dinámica de la situación que nos genera la emoción,  nos acercamos a un punto clave del significado de la soledad que se asume y la forma en cómo nos comunicamos con nos-otros.

Según Lacan[14] la angustia es una señal que no engaña. Como tal, es un acceso real de nuestro diario vivir con algo no significante… Se signa en la entrada de certidumbre en la subjetividad por la puerta del sufrimiento. 

Permítame caracterizar la importancia de los vínculos en edades tempranas para determinar sus nociones, categorías y abstracciones;  por lo tanto la certidumbre de la angustia.

Según Roy Baumeister  y Mark Leary (1995)[15] p. 301. La necesidad de pertenencia es un motivo humano básico, un impulso dominante de formar y mantener aunque sea un mínimo de relaciones interpersonales duraderas, positivas e importantes.

Eso indica que la necesidad de filiación[16] desde el momento en que él bebé nace está orientado hacia a corresponder al trato con las demás personas. Dependiendo de nuestros elementos culturales, establecemos comportamientos basado en nuestra comunicación y con ello los vínculos se establecen.

En ese momento podemos ver la importancia que tienen las teorías de desarrollo, y de cómo ese intercambio incide en nuestra personalidad, y el uso resultante de la angustia como producto final  del intercambio entre las partes y consigo mismo.

Los tres tipos principales de angustia resultantes del fracaso de la técnica del cuidado infantil son: 

La no integración, que si falta se re transforma en un sentimiento de desintegración;

La relación entre la psique y el soma, que se transforma en un sentimiento de despersonalización y, 

Finalmente,  el sentimiento de que el centro de gravedad de lo consciente se desplaza desde el núcleo a la cáscara que lo envuelve, desde el individuo al cuidado, a la técnica. 

Entonces hay que ser conscientes, de cuanto las emociones,  juegan un papel preponderante,  en el verdadero significado de aquello que queremos connotar,  en todas las instancias, y de ese enlace, es que definimos a todo lo demás como referencia y establecemos las relaciones personales.

Para Sartre (1943, p. 34) Pero, si el ser en sí, ello significa que no remite a sí, como lo hace la conciencia (de) sí;  el ser mismo es ese sí. Lo es hasta tal punto, que la reflexión perpetua que constituye al sí se funde en una identidad. Por eso el ser está en el fondo, más allá de sí, y nuestra primera fórmula no puede ser sino una aproximación debida a las necesidades del lenguaje.



Cuando el ser, caracteriza a través de su lenguaje a su ser, conviene entender de forma limitada que la manera en cómo ha asimilado la información incide e implica en las relaciones de su sistema.

En la actualidad, es irrisoriamente  factible entender a la soledad, debido a que siempre va acompañada de ausencias, que deben ser cargadas de otros componentes, para no dejarla fluir, el estar-consigo, es tan dramático y punzante, que es mejor estar con-otro, así no lo entendamos. 

Por qué el estar-juntos hace fácil el camino y nos aleja de la sensación que nos genera el estar con-sigo y a la vez sin- sí mismo.

Pero la soledad sigue siendo un verdadero sentir perturbador, para el ser con-sigo y con-otros.

No importa si esta con sí mismo o una multitud, puede sentirse completamente solo(a).  Aunque tiene una relación para la mayoría y es funcional,  emerge en él un  sentido de vacío existencial, desamparo y abandono. 

No es sorprendente que resulte marcadamente de principio a fin, ver al ser desviar su foco de atención en sí, al entorno, como sustituto de su necesidad de mantener un equilibrio a través del adquirir. Entre sus ganancias está el sexo, comida, compras innecesarias, personas, alcohol, drogas, sensaciones, producto de ese vacío que lo enuncia como soledad.

M. Klein[1] (1963, p. 1) Por sentimiento de soledad no me refiero a la situación objetiva de verse privado de compañía externa, sino a la sensación intensa de soledad, a la sensación de estar solo sean cuales fueren las circunstancias externas, de sentirse solo incluso cuando se está rodeado de amigos o se recibe afecto.

Cada  individuo no aprende a reconocer-se, ya que  sin eso  no   puede  establecer y persistir por su individualidad.

Todos  creemos interpretar a los otros, configurando semánticamente a la persona mediante una característica, una referencia específica es la de <<extraño o raro>>,  cuando la persona se sale de la norma, y en su aparente vivir se siente bien con-sigo, no daña a  sí ni terceros.Hay una frase de Mafalda que viene bien al caso… 

 

Mafalda le pregunta a su mamá:

- Mami ¿qué es la normalidad?

La mamá responde:

- Un escondite lleno de gente muy rara.

 

Nos escondemos en el concepto de normalidad, para juzgar todo lo que no comprendemos, considerando que se pertenece a esa población, que está marcada por una tendencia estadística y si analizamos semánticamente las palabras de la mamá de Mafalda, ¿Quiénes son aquellos que psicosocialmente están dentro de la norma?

La triste realidad es que dentro de la norma, es común el bullying y ciberbullying, la xenofobia, y una cantidad innombrable e imborrable de acciones en contra de sí y terceros. 

 Complica  la explicación del ¿por qué se es extraño o raro? Esa persona puede y la otra no, y al encontrarse con ello, en términos de realizaciones, lo más adecuado es dimensionar la forma de disminuir su auto concepto, ya sea haciendo que otros lo  desechen o haciéndole ver que no es apropiado. 

Al dedicarse las personas a la satisfacción de condicionantes,  como elementos sustitutivos de su ser en su diario vivir, en el proceso su sentido hacia sí mismo cambia. 

 Lo  más importante es el desconocimiento de aquello  que le ocurre a nivel interno,  y la imposibilidad de establecer una comunicación honesta hacia  sí y otros. Con ello hay una desintegración. 

M. Klein[18]  (1963) Cuesta mucho aceptar la integración. La unión de los impulsos destructivos y amorosos, y de los aspectos buenos y malos del objeto, despierta el temor de que los sentimientos destructivos puedan sofocar los sentimientos amorosos y amenazar al objeto bueno. Así, existe un conflicto entre la búsqueda de la integración como protección contra los impulsos destructivos, y el miedo a la integración por la posibilidad de que los impulsos destructivos amenacen al objeto bueno y a las partes buenas del sí-mismo. He escuchado a algunos pacientes expresar lo doloroso de la integración en términos de sentirse solos y abandonados, de encontrarse absolutamente a solas frente a lo que para ellos era una parte mala del sí mismo. Y el proceso se vuelve doblemente penoso cuando un superyó cruel ha causado una muy fuerte represión de los impulsos destructivos y pretende mantenerla.

En este proceso, de desintegración, la realidad se suma a una sociedad de consumo,  impulsa al ser ideales específicos <<ganar, tener, aparentar>>,  convirtiéndose en parte de la identidad de un individuo y su colectividad. Expuesto en un sistema educativo, claramente institucionalizado y formal denominado cultura. 

A través de la familia, se estimula e incentiva a los hermanos a ser competitivos y comparativos entre ellos.

Los  padres contribuyen en el proceso sembrando esas semillas, les mandan un mensaje claro,   <<no ser cómo… es lo suficiente >> para nadie, porque le faltan características para ser  aparentemente aceptado por su núcleo y por lo tanto para otros. 

A la vez, se le incentiva  a mantenerse dentro del estándar de ser uno más, no en un concepto de equidad ni igualdad, sino exacto al otro, sin una ápice de creatividad.

Descalificando  sus emociones al punto de culparse por experimentarlas, ya que es una contravención contra las normas porque el raciocinio es quien impera y no hay cabida para lo simbólico ni nada distinto.  

La relación de productividad, dentro de ese vivir como sistema,  se aprecia con los índices estadísticos escolarizados o no, de personas con inseguridades, que se denominan inestabilidades emocionales de una persona o grupo, producto de esa insatisfacción permanente, que es guiada por ese principio del ser no cognoscente de sí mismo, sino del ser contraproducente contra sigo mismo y terceros.

Con lo cual la soledad toma forma y origen en una inmensa ausencia.

Existen, por supuesto angustias asociadas a la naturaleza como una cualidad natural, algo como innato, tales como el miedo a la soledad y la muerte. Lo importante aquí es tolerar a la angustia y seguirla en sus motivaciones. En lo más profundo de mí estoy completamente solo. Hay zonas de mi ser a las que nadie puede acompañarme. Allí me siento necesariamente solo[19]  (Grün y Dufner, 2007).  

La soledad ha sido definida desde múltiples posibilidades, de acuerdo con el RAE[20] Carencia voluntaria o involuntaria de compañía.  Lugar desierto, o tierra no habitada.  Pesar y melancolía que se sienten por la ausencia, muerte o pérdida de alguien o de algo.

Por lo cual su significado conlleva a una pérdida o ausencia de algo tangible y doloroso. 

 

¿Qué ocurre con el adulto joven o el adolescente?

De acuerdo con la OMS[21]  en el caso de los adolescentes:

Otras de las principales causas de mortalidad entre los adolescentes son el VIH, el suicidio, las infecciones de las vías respiratorias inferiores y la violencia interpersonal.

Según las cifras disponibles, en 2010 se registraron 49 nacimientos por cada 1000 muchachas de 15 a 19 años en el mundo entero.

La mitad de todos los trastornos de salud mental en la edad adulta empiezan a manifestarse a los 14 años, pero la mayoría de los casos no se detectan ni son tratados.

Aproximadamente uno de cada seis habitantes del mundo es un adolescente, lo que significa que 1200 millones de personas tienen entre 10 y 19 años.

La mayoría de los jóvenes goza de buena salud, pero la mortalidad y la morbilidad entre los adolescentes siguen siendo elevadas. Las enfermedades pueden afectar a la capacidad de los adolescentes para crecer y desarrollarse plenamente. El consumo de alcohol o tabaco, la falta de actividad física, las relaciones sexuales sin protección y/o la exposición a la violencia pueden poner en peligro no solo su salud actual, sino también la de años posteriores. 

La adolescencia[22] está caracterizada por distintos cambios, que conllevan a diferentes procederes algunos aparentemente funcionales y dentro del estándar de lo que implica su etapa, y otros fuera del rango, producto de la presión de grupo.

De acuerdo con Erickson, en primera instancia en cada etapa cree que el individuo existe y se desarrolla en tres planos y niveles de manera simultánea (biológico, social y psicológico) p. 524[23] En este caso hay dos etapas cruciales en esas edades:

Identidad contra confusión del rol

Intimidad contra aislamiento 

En cuanto a la primera, va desde los  (12 a 18 años) La imagen corporal cambia en la adolescencia, lo cual implica una madurez sexual biológica, en apariencia.

Con relación a lo social, es considerado como una etapa de transición a la adultez, con respecto al voto, matrimonio, y demás decisiones que implican el ser adulto para la sociedad en este caso occidental.

Pero pueden darse conflictos importantes que Marcia, luego profundizo en niveles (difusión de identidad, exclusión de identidad, moratoria de identidad, logro de identidad)[24]

En el ámbito psicológico experimenta conflictos con respecto a las figuras de autoridad, dependiendo de cómo se presenta esa relación.

Por lo cual, asimila en ese tiempo el adolescente  demasiada información para sí, los otros y su medio. Que sin ningún equilibrio lo conduce a ambivalencias y tomas de decisiones que le afectaran de forma temporal o permanente. 

 

Sin una adecuada resolución de la misma, en esa transición llegará a la siguiente etapa siendo un adulto que adolece en medio de conflictos de identidad consigo, los otros y su medio.

Aún hay adultos de 40 años que son incapaces de independizarse, física, social o psicológica,  hasta el punto de tener hijos y a la vez ser incapaz de estar en sus procesos de crianza, porque no puede solventar a ninguno, y depender económica y exclusivamente, de lo que su madre le provee. 

En el proceso de la construcción de su identidad puede coincidir o perderse a sí mismo, o deambular por un largo periodo de la etapa adulta encontrándose aún a sí mismo.

Los procesos psicosociales implican una acción por las representaciones preliminares.

No se puede ni tan siquiera imaginar acciones en camino, aisladas como una gran reserva. El ser está en un constante devenir.  Es por eso que la asimilación entre sí y los otros, va ligado en cada momento y estructura. 

Erickson destaca que la vida es cambio constante y que confrontación de problemas en una etapa de la vida no es una garantía contra la reaparición de estos problemas en etapas posteriores o de descubrir nuevas soluciones a ellos. (Gross, p. 527)

Se ha de suponer que sin un conocimiento claro del ser para sí, es aún más deficiente el ser para otro, de ahí que hoy se manifieste en todas las dinámicas que se presentan en la adolescencia y edades adultas, denominada intimidad contra aislamiento.

Según  Erickson[25] crecer es un proceso de logro de identidad del yo, que comprende:

Un aspecto enfocado hacia el interior

Otro enfocado hacia el exterior. 

De acuerdo con el autor, una persona madura y sana combina la felicidad personal con la ciudadanía responsable.

Ahora ¿qué pasa cuando ninguna o solo una de las dos están ocurriendo?  La teoría por sí misma la responde.

Sin embargo indicamos un  futuro lleno de elementos que en vez de estar al servicio de… nos aleja de nos-otros. Y con ello nos escudamos, adjudicando que son estructuras ineludibles del mundo. 

Antes se concebía que el existencialismo[26]  planteo,  acerca de un ser que sufre y hace sufrir, es decir que tiene emociones, sentimientos, pensamientos que al experimentarlos y dejarse llevar por ellos no sólo se afecta y a los demás, sino que se deja dominar.


Por lo cual,  Aristóteles lo  llamo pasiones[27],  en ellas se encuentran (odio, cólera, ira, envidia, deseo, alegría, sentimiento amistoso, añoranza, piedad, emulación, entre otros); que bien se pueden convertir en hábitos independientemente si alguno tiende a un extremo o no.

Es  ese el estereotipo de hombre contemporáneo, uno que no toma conciencia de sí mismo, o no se da cuenta de lo que sucede consigo, cuando interactúa con los demás.

Además de eso se reprime auto juzgándose o culpándose  a través de una norma moral autoritaria y dogmática, enseñada en el transcurso de su vida (llámese religión o estado de cualquier tipo) es un ser masificado, alienado en una servidumbre social y psicológica, con una identidad construida a partir de terceros, en peores condiciones.

Como  diría una frase  Heidegger ellos mismos lo hacen “ser lo que son y no ser lo que no son”. A la vez no puede ser un argumento válido para ningún ser ni acción. Solo es una defensa redundante.

Según la OMS[28] sobre los adultos:

·         La población mundial está envejeciendo rápidamente. Entre 2015 y 2050 la proporción de la población mundial mayor de 60 años se multiplicará casi por dos, pasando del 12% al 22%.

·         La salud mental y el bienestar emocional tienen la misma importancia en la edad mayor que en cualquier otro periodo de la vida.

·         Los trastornos neuropsiquiátricos representan el 6,6% de la discapacidad total (AVAD) en este grupo etario.

·         Aproximadamente un 15% de los adultos de 60 años o mayores sufren algún trastorno mental.

Entonces los adultos jóvenes  según la OMS[29].   De los 45 millones de muertes de adultos de 15 años o más registradas en 2002, 32 millones -- es decir, cerca de tres cuartas partes -- se debieron a enfermedades no transmisibles, que se cobraron casi cuatro veces más vidas que las enfermedades transmisibles y las afecciones maternas, perinatales y nutricionales juntas (8,2 millones, lo que equivale al 18% del conjunto de causas). Los traumatismos provocaron en 2002 la muerte de otros 4,5 millones de adultos; es decir, en términos totales, fueron la causa de una de cada 10 defunciones de adultos. Más de 3 millones de esas muertes provocadas por traumatismos -- cerca del 70% del total -- correspondieron a los varones, más expuestos a sufrir traumatismos en accidentes de tráfico y a ser víctimas de actos de violencia o de guerra (los hombres corren un riesgo tres veces mayor en el primer caso y más de cuatro veces mayor en el segundo).

Por lo cual entramos en el terreno sobre el la existencia y su sentido.

P. Tillich[30], consideraba que el coraje de existir requería de ciertos aspectos importantes:

·         El coraje es una realidad ética, pero está enraizada en toda la amplitud de la existencia humana y, últimamente, en la estructura de ser uno mismo. Debe de ser considerado ontológicamente de manera que pueda ser comprendido éticamente.

·         La pregunta ética sobre la naturaleza del coraje nos lleva ineludiblemente a la cuestión ontológica por la naturaleza del ser, e inversamente.

·         El coraje nos puede mostrar lo que el ser es; y ser nos puede mostrar lo que el coraje es.

·         El coraje de existir es el acto ético en que el hombre afirma su propio ser a pesar de aquellos elementos de su existencia que entran en conflicto con su propia afirmación esencial.

Muy bien, en efecto, la realidad del ser cada día está en extinción, enfocada en futilidades que limitan la unificación e integración de lo que implica crecer de acuerdo con Erickson.

Al contrario de lo que se concibe el ser está lejos de experimentar el coraje, como un ser de conciencia, porque  en medio de su exceso de irrespeto llamado intolerancia, que está mal interpretada, con el termino de tolerancia, que se encuentra comúnmente y que menciona Maturana y también Heidegger.

No cabe figurarse una integridad en la que nos disputamos hasta los derechos más elementales, sin verdadero argumento alejado de un interés personal.

De esta manera estamos completamente abandonados de lo verdaderamente ontológico, y el ser se impregna de  información de forma tan inteligible que olvida que es cognoscente, infringiendo las unidades elementales, dejando traspasar aquello que nos separa de nos-otros.

Si partimos de la apreciación de la OMS[31] La proporción de personas mayores está aumentando rápidamente en todo el mundo. Según se calcula, entre 2015 y 2050 dicha proporción casi se duplicará, pasando de 12 a 22%. En números absolutos, el aumento previsto es de 900 millones a 2 000 millones de personas mayores de 60 años. Los adultos mayores pueden sufrir problemas físicos y mentales que es preciso reconocer.

Entonces continua siendo considerada la soledad como un abandono, por lo cual conlleva a diferentes afecciones desde físicas hasta psicológicas, demencias[32], ansiedades[33] y depresiones[34] en los adultos mayores.

Los adultos mayores están siendo considerados deshechos, y obligaciones que no se quieren alcanzar.

Olvidando que cada quien,  llegara al término de una edad semejante.

Con una paupérrima calidad de vida y un gran desgaste en su salud mental, a raíz de este concepto que se ve como argumento,  entre las partes del núcleo familiar en un acuerdo tangible, por lo cual, el adulto mayor debe resignarse a ese tipo de trato, y lo que arrastra consigo en su intra-relación. 

El ejemplo más claro se da en las empresas o instituciones, donde las personas han dedicado tanto de sí, aquellos que se entregaron al máximo, ya sean docentes o profesionales en su área y ante una caída o un desgaste por su edad, son destituidos con un latente nerviosismo por parte de la institución, por su aparente bienestar. 

¿Qué sucede, cuando esta persona  no quiere el retiro voluntario? 

¿Qué  ocurre con ese ser  o docente que tenía y quiere dar más? 

Al habituarlo a una rutina completamente desconocida y sedentaria, ausente de ninguna presión, los optimistas pueden resistirse y busquen cosas que los estimulen, pero los que no se abandonan   y relega como si no mereciera otra oportunidad de continuar creciendo.

Ya  sea en autocuidados o en su cotidianidad.  Estas personas comienzan a disminuirse hasta el punto que pasan inadvertidas entre sus propios núcleos. 

Seres creativos, influyentes, ejemplos a seguir, los extinguimos y los dejamos desaparecer lentamente. 

El bien supremo en un individuo es una autoconstrucción de su ser en relación con el ideal individual y el político,  que lo convierte en un hombre activo,  debido a que  comienza a ser autónomo, se cuestiona, indaga, sospecha y con base en sus criterios de verdad empieza a crear esa capacidad para elegir, capacidad que lo hace libre en la medida en que es consciente de sí mismo y su medio.

Así pues, aparecemos en una sociedad, lejos de sí y los otros, y todo lo que exponemos o revelamos no es más que una constante que no emerge en cambio.

Ciertamente nuestras preconcepciones de sí, los otros y el medio, son presupuestos que en efecto solo enuncian una tranquila indiferencia edificando nuestro conocimiento para rechazar-nos y a los otros. 

Decidiendo si es necesario, cerrarnos en nos-otros sin sí, enfocado en otros, y a la vez sin ellos. 

La  razón de ser, es un ser que se enfrenta a sí y asume su vida a partir de su construcción ética. Que definirlo es otra historia semántica. Asumiendo responsabilidades como ser individual y político. Comprometido entre ese querer ser y su hacer. 

Por estructura social es nuestra responsabilidad no evadir-nos sino esforzarnos por comprender-nos. 


BibliogrAFÍA

Aristóteles, (Ed. 1994)  Ética Nicomaquea. Ediciones Gráficas

Calderón, L (2016).  Profesionalismo: ética al borde del abismo. Proximidad o transgresión en el  ser y el hacer. ISBN. 978-9962-5571-0-4. Psychology Investigation. Panamá. Peru

Durand, V. Barlow D. (2007) Psicopatología. Un enfoque integral de la psicología anormal.4 ed.  Cencage Learning. México

Feldman, R. (1989) Psicología. Con aplicaciones en países de habla hispana. 8 ed. Mc Graw Hill. México

Gross, R. (1994) Psicología la ciencia la mente y la conducta.  Manual Moderno. México

Grun y Dufner. (2007) Una espiritualidad desde abajo. El dialogo con Dios desde el fondo de la persona.  Narcea S.A Ediciones.  5 ed. ISBN: 978-84-277-1337-6. España

Halgin, R., Whitbourne, S. (2008) Psicología de la anormalidad. Perspectivas clínicas de los trastornos psicológicos. 5 ed. Mc Graw Hill. México

Heidegger, M. (1927) Ser y tiempo. Ed. Trotta. España

Kassin, S., Fein, S., y Markus, H., (2010) Psicología social. Cengage Learning Editores S.A. México

Klein,  M. (1963) El  sentimiento de soledad y otros ensayos. Obras completas. Ed. Paidós. Argentina 

Klein, M. (1930) La importancia de la formación de símbolos en el desarrollo del yo. Obras completas. Ed. Paidós. Argentina

Myers, D. (1983) Psicología Social.  8 Ed. Mc Graw Hill. México 

Lacan, J. (Ed. 2006). Seminario 10. La angustia. Ed. Paidós. España

Merani, A. (1979) Diccionario de psicología. Manuales Grijalbo. México 

World Health Organization. (2003). Understanding child and adolescent mental disorders: Caring for children and adolescents with mental disorder. Geneva.

Papalia, D., Wendkos, S., Duskin, R., (2001) Psicología del desarrollo.  8 ed. Mc Graw Hill. Colombia

Sartre, J., (1943) El ser y la nada. Altaya. España 

Tillich, Paul (1973) El coraje de existir.  3 ed. ISBN: 8472222349. Editorial Laia, S.A

Winicott, D. (1952) La angustia asociada con la inseguridad. O. C. Editorial Paidós. Argentina  

 

PÁGINAS WEB:

OMS. (2016) La salud mental y los adultos mayores.  http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs381/es/. Recuperado el 07 de Junio de 2016

OMS. (2016) Salud mental: fortalecer nuestra respuesta.   http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs220/es/ Recuperado 07 de Junio de 2016

OMS. (2014) Adolescentes: riesgos para la salud y soluciones.  http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs345/es/ Recuperado 07 Junio de 2016

OMS. (2010) Informe sobre la salud en el mundo. Capítulo 1: Salud mundial: retos actuales. La salud de los adultos en peligro: el ritmo de las mejoras disminuye y las diferencias se acentúan.  http://www.who.int/whr/2003/chapter1/es/index3.html Recuperado 07 de Junio de 2016

RAE. (2016) Diccionario Real Academia Española.  http://dle.rae.es/ Recuperado 07 de Junio de 2016 

 

Notas pie de página

[1] La regla es la solución repentina (en general precedida por largas pausas, durante las cuales se da una inspección de todo el campo visual) y, una vez que ha aparecido la solución, puede repetirse de manera inmediata a la siguiente vez en que se enfrenta al problema, lo que se aprende no es un conjunto especifico de asociaciones condicionadas sino una relación cognoscitiva entre un medio y un fin y ello se traslada con facilidad a otras situaciones problema parecidas. (Gross, p. 161)

[2] Tiempo específico durante el desarrollo cuando un evento dado tendrá el mayor impacto. (Papalia, Wendkos y Duskin, p. 10)

[3] La importancia de la formación de símbolos en el desarrollo del yo. (1930)

[4] Papalia, Wendkon y Duskin (2001) p. 412

[5] En la terminología neopiagetiana, es la primera etapa de desarrollo de la autodefinición, en donde los niños se describen a sí mismos en términos de características individuales desconectadas y en términos de todo o nada (p. 415)

[6]  La persona que se es en realidad. Compárese con el yo ideal. (p. 415)

[7]  La persona que nos gustaría ser. Compárese con el yo real. (p. 415)

[8] Sentido de sí mismo: imagen mental descriptiva de las capacidades y rasgos de sí mismo.

[9] World Health Organization. (2003). Understanding child and adolescent mental disorders: Caring for children and adolescents with mental disorder. Geneva. OMS

[10] http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs220/es/ Recuperado 07 de Junio de 2016

[11] Sobre  el sentimiento de soledad (1963). Puede complementar con Klein.  El  duelo y su relación con los estados maniaco-depresivos (1940)

[12] Sentimiento: Estado psíquico a la vez cognitivo y afectivo, ósea conocimiento por experiencia vivida.    Menari (p. 148)

[13] Angustia: La angustia aparece siempre como espera inquieta y opresiva << aprehensión>> por algo que podría ocurrir. Como toda perturbación emocional es vivida a la vez sobre el plano psíquico (ansiedad) y sobre el plano somático. Angustia de abandono, angustia también llamada el <<yo>>, y que según los psicoanalistas es propia del niño a partir del segundo año de edad, cuando afronta en su <<yo>>  naciente tanto el deseo de hacer algo como el miedo de que los padres lo desaprueben. Ibíd. (p. 12)

[14] Lacan. ( Ed. 2006) Seminario  10. La angustia. Ed. Paidós. ISBN  9789501239782

[15] Kassin, Fein, Rose. (2010) Psicología social. (pp. 300 - 343)

[16] El deseo de establecer y mantener múltiples relaciones interpersonales gratificantes. (p. 301) Ibíd. 

[17] Sobre el sentimiento de soledad

[18] Sobre el sentimiento de soledad. (p. 3)

[19] http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs345/es/ Recuperado 07 Junio de 2016

[20] RAE http://dle.rae.es/ Recuperado 07 de Junio de 2016

[21] http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs345/es/ Recuperado 07 Junio de 2016

[22] Transición en el desarrollo entre la niñez y la edad adulta, que implica importantes cambios físicos, cognoscitivos y psicosociales. Papalia, Wendkos & Duskin (p. 600)

[23] Gross R. (1994). Psicología de la ciencia la mente y la conducta

[24] Difusión de identidad: La persona se encuentra en crisis y no puede formular una autodefinición, metas y compromisos claros, representa una incapacidad para asumir algún tipo de identidad adulta.

Exclusión de identidad: la persona ha evitado las incertidumbre y ansiedades de la crisis mediante comprometerse de manera rápida a metas seguras y convencionales sin explorar las diversas opciones abiertas para el sí mismo.

Moratoria de identidad: se posponen las decisiones acerca de la identidad mientras que la persona intenta identidades alternativas sin comprometerse a ninguna en particular.

Logro de identidad: la persona ha experimentado una crisis pero ha surgido de ella de modo exitoso con compromisos, metas e ideologías firmes. (Ibíd, p. 525) 

[25] Ibíd. (p. 528)

[26]  Existencialismo: De manera general, filosofía centrada sobre el hombre y que se opone al esencialismo. Merani (p. 65) 

[27] Ética Nicomaquea

[28] http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs381/es/. Nota descriptiva N°381. Septiembre de 2015 Recuperado el 07 de Junio de 2016

[29] http://www.who.int/whr/2003/chapter1/es/index3.html Recuperado 07 de Junio de 2016

[30] El coraje de existir, 1973 (3a ed.) ISBN: 8472222349

[31] http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs381/es/ Recuperado 07 de Junio de 2016

[32] Se calcula que en el mundo hay unos 47,5 millones de personas aquejadas de demencia. Se prevé que el número de estas personas aumentará a 75,6 millones en 2030 y a 135,5 millones en 2050; además, la mayoría de esos pacientes vivirán en países de ingresos bajos y medianos. Por otra parte, las presiones físicas, emocionales y económicas pueden agobiar a las familias. Tanto las personas aquejadas de demencia como quienes las asisten necesitan apoyo sanitario, social, económico y legal. OMS. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs381/es/ Recuperado 07 de Junio de 2016

[33]   Los trastornos de ansiedad afectan al 3,8% de la población de edad mayor.   OMS. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs381/es/   Recuperado 07 de Junio de 2016

[34] La depresión puede causar grandes sufrimientos y trastorna la vida cotidiana. La depresión unipolar afecta a un 7% de la población de ancianos en general y representa un 5,7% de los años vividos con una discapacidad entre las personas de 60 años de edad y mayores. En los establecimientos de atención primaria de salud la depresión no se diagnostica ni se trata como debiera. Es frecuente que los síntomas de este trastorno en los adultos mayores se pasen por alto y no se traten porque coinciden con otros problemas que experimentan los adultos mayores. OMS. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs381/es/ Recuperado 07 de Junio de 2016