POR UNA EDUCACIÓN SIN DISPARIDAD

DISPARITY IN EDUCATION WITHOUT

Liliana ANDREA Calderón G.

SCIENCESPIJOURNAL@GMAIL.COM

Artículo


Recibido: 01/02/2017

Aprobado: 15/02/2017



RESUMEN: Este es un artículo de carácter reflexivo, que busca abordar más que conceptos implícitos, necesidades inherentes que se están presentando en nuestro tiempo y que pretende hacernos pensar sobre lo que sucede y que papel jugamos en él en la sociedad. 

PALABRAS CLAVES: educación, básica, universitaria, disparidad, docente, discente, crisis, paradigma, holismo, pobreza extrema, conflicto, pedagogía, lenguaje, aprendizaje. 

ABSTRACT: This article is a reflective nature, it seeks to address more than concepts implicit inherent needs that are occurring in our time and wants us to think about what is happening and what role it played in society. 

KEYWORDS: education, elementary, college, disparity, teacher, learner, crisis, paradigm, holism, extreme poverty, conflict, education, language, learning 

“Todas las formas de violencia tienen en común su intolerancia frente a la diferencia y la resistencia a permitir su aparición y crecimiento. La escuela es violenta cuando se niegan a reconocer que existen procesos de aprendizaje divergentes que chocan contra la estandarización que se exige de los estudiantes, somos violentos cuando la homogeneización nos hace desconocer que el mayor patrimonio con que cuenta la vida y la cultura es la diversidad, el impresionante y nutrido abanico de las diferencias del género humano” (Restrepo, 1991). 

La educación está trayendo consigo un balance bastante elevado, pero con una horizonte negativo, en especial en países en conflicto. Vivimos en una sociedad donde la parvedad y el control sobre las masas, es lo único importante. 

 

(Freud, 1967). “El yo coadyuva a la persistencia del síntoma”. En este caso en particular; muchos teóricos plantearon la necesidad de evaluar y construir nuevos sistemas, pero la expresión solo nos ayuda a fortalecer; cuando estamos ya inmersos dentro de las carencias y dificultades. Para decir que residimos en el instante; en que comenzamos a preguntarnos acerca de que tan cierto y factible; es si aquello dicho con argumentos sólidos tiene la validez para este tiempo, en la educación y ¿cómo ella, es vital para la supervivencia del ser humano? 

Con los sistemas educativos, no solo ha habido disparidad de género, sino que ha conducido a estructuras no razonantes, ya que de ahí se deriva el significado del comportamiento social del hoy, en muchos países. 

 


(Fromm, 1977). ”Mucho de lo que se ha hecho inconsciente, fue inconsciente en los primeros años de vida y mucho se ha hecho inconsciente bastante tiempo después”. 

Es por eso precisamente que a la hora del educar, como desarrollo de facultades intelectuales y morales, lleva a replantear y cuestionar frente a diversos aspectos relacionados con docente, discente, herramientas para el aprendizaje, teorías, cultura, medio ambiente, holismo en el conocimiento, todo lo que representa el nuevo paradigma para el crecimiento del ser. 

(Fromm, 2004) “Los hombres que tienen un exagerado sentido del orden, experimentan por lo común angustia ante la vida, pues la vida no es ordenada, es espontánea trae consigo sorpresas” y esa ha sido la metamorfosis actual de la piedra angular del ser, y el origen o consecuencia de todos los síntomas provistos dentro de la cultura, y la manera de relacionar-se las otredades y sus singularidades. 

Las crisis encubiertas, ya sea por conflictos armados, políticos o de otra índole, lo notable que han traído con los años, no son solo efectos frente a la imposibilidad de mantener una sociedad más justa, ni carencia en los sistemas de educación, ni siquiera lo más preocupante; el no logro de los objetivos de una educación para todos. 

Las crisis encubiertas llevan a acciones que afectan directamente a la educación. La educación es el único instrumento y medio para cambiar significativamente a las personas. Por ejemplo en África Subasahariana los beneficios de la educación, pueden salvar la vida de 1´800.000 niños. (Informe de seguimiento 2011, UNESCO) [1]

También puede ser una vacuna eficaz contra los riesgos de salud que ponen en peligro la vida de los niños. Principalmente, porque pueden reducir por conocimiento infecciones de transmisión sexual o a llevar un tratamiento nivel vertical en caso de una infección por VIH. 

La educación para todos, no solo es uno de los “seis objetivos fijados en el Foro Mundial sobre la educación, celebrado en Dakar en el año 2000” [2], compromiso que fue contraído internacionalmente con la empresa para llegar a ofrecer oportunidades de educación a niños, jóvenes y adultos, desde esa fecha hasta el 2015.

Esto es mucho más transcendental. Sin embargo continua marginando de grandes oportunidades, que pueden ser anticipadas y mejorar no solo la calidad de vida de la población, sino llegar a que, los conocimientos tengan una mayor significación en el funcionamiento y desarrollo cognitivo de un ser humano en crecimiento.  

Habido a que uno de los principales obstáculos en la educación y está comprobado y, designado con el título de pobreza extrema[3] ; lleva a una gran diferencia haciendo vulnerables a nivel de nutrición y salud a las personas, por lo tanto a desencadenar otros importantes problemas que no son solo la deserción escolar.

La universalización primaria está lejos de alcanzarse en algunos países, por ejemplo hay unos, donde los derechos y oportunidades lo superan la discriminación y; la eficacia de un financiamiento mayor; comenzó a estancarse desde el 2008. 

La universalización primaria está lejos de alcanzarse en algunos países, por ejemplo hay unos, donde los derechos y oportunidades lo superan la discriminación y; la eficacia de un financiamiento mayor; comenzó a estancarse desde el 2008.  

(UNESCO, 2011, p. 22)[4]  “En el 2009, la desaceleración del crecimiento económico, unida al alza del precio de los alimentos, incremento en 64 millones el número de habitantes del planeta sumidos en la extrema pobreza y en 41 millones el de mal nutridos. Así mismo hablar de educación, es globalizar, conceptos y ayudas que se estancaron. (Gráfico 2.8 de la versión íntegra del informe de seguimiento de la EPT en el mundo). 

De acuerdo con (Maturana, 2001, p. 18). El educar es un “proceso en el cual el niño o adulto convive con otro y al convivir con el otro se transforma espontáneamente de manera que su modo de vivir se hace progresivamente más congruente con el otro en el espacio de convivencia”. 

La educación como sistema según este autor, es un proceso continuo que deviene con el convivir de todo ser. Por lo que es importante dos consecuencias fundamentales a considerar: Infancia y Juventud.  

Infancia: se debe vivir el mundo de manera que permita a ese niño convertirse en una persona capaz de aceptar y respetar al otro, desde la aceptación y respeto por sí mismo. 

Juventud: se busca como validar el mundo que le rodea, “desde la aceptación y respeto por sí mismo en el comienzo de una vida social e individualmente responsable”. 

Cuando no se logra este objetivo, la persona temerá, envidiará, o despreciará a ese otro, y así no hay posibilidad de convivencia como fenómeno social. 

Eso lleva a la búsqueda insistente de lo que no es ni puede ser. Por lo que en él vivirá y permanecerá dentro de sí, y utilizará como mecanismo la competitividad, que jamás lo llevara a un cambio, a un aprendizaje ni respeto, mucho menos a asumir la responsabilidad de sus acciones. En el eje central que es la convivencia humana. 

Ahí es donde el lenguaje trasciende como puente entre lo racional y lo emocional. (Echeverría, 2003, p. 21) “El lenguaje es por sobre todo, lo que hace a los seres humanos, lo que son. Los seres humanos planteamos son seres lingüísticos, seres que conviven en el lenguaje. El lenguaje es la clave para comprender los fenómenos humanos”. 

Para que a través de lo humano se constituyan y encaminen acciones. Sin la interacción e interrelación de ambas partes no es posible, principalmente, porque con ambas tenemos un conocimiento per se de nosotros y por lo tanto, una diferenciación del otro, con relación a nuestro entorno o medio circundante. 

Teniendo en cuenta todo lo anterior sobre educación, y el déficit por alcanzar los objetivos por una educación para todos a nivel primaria. También existe un problema a considerar a nivel superior. Esto aplicado en la educación superior es un poco lo que menciona Tunnerman  (1996)[5] cuando habla en la entrevista a la UNESCO y sobre los cuestionamientos del mismo menciona: 


Análisis curricular. Cultura de calidad, con responsabilidad social. Mayor participación, equidad. Diversificar y transmitir el saber. Educación debe estar al servicio de paradigmas, para el desarrollo humano, con una cultura de paz. Fortalecer identidades nacionales y valores culturales propios. Flexible al cambio, permanente y abierta a todos y para todos. Erradique la desigualdad de género, violencia y deterioro de calidad de vida. Incorporar currículos con valores que orienten a conductas en temas transversales, derechos humano, defensa del medio ambiente. 

Y esto me lleva a pensar ¿Cómo hacerlo como docentes en el aula? 

No menos substancial es la intervención de una educación superior en la exploración de enmiendes a las contrariedades humanitarios apremiantes, como la localidad y los derechos humanos. Y ahí entra no solo la educación sino los sistemas que estamos manejando a nivel de instrucción docente, y con ello entra el concepto de pedagogía. 

Hace un tiempo plantee la pregunta será posible ¿desarrollar a nivel de docencia una pedagogía de la ternura con aprendizajes significativos, antropológicos y ontológicos? [6]

Y que es ternura: “La ternura es un bello puente, una mágica llave para abrir e instaurar el diálogo con los demás y crear lazos de respeto y convivencia”. (Maya B. 2002) [7]

Frente a este aspecto a interrogar, las herramientas cada uno las busca y nos hace como docentes participes no solo de la información que estamos transmitiendo sino del cuidado que debemos tener con la misma y cómo poder contribuir en la calidad del ser en la enseñanza. 

Entonces cómo sería lograr una relación dialógica educativa. Se trata de un encuentro entre sujetos que se reconocen como libres e iguales interactuando ambos en primera persona. 

Como (Morín, 1996, p. 137), podríamos afirmar que la aspiración a la totalidad es una aspiración a la verdad y que el reconocimiento de la imposibilidad de la totalidad es una verdad muy importante, por lo cual la totalidad es, a la vez, la verdad y la no verdad. 

Entonces todo esto que tiene que ver con una educación sin disparidad, casi siempre alude al género, y no voy a ir a los indicadores que son más o menos las mujeres, porque eso es directamente correspondiente al país en el que se encuentra y cómo los factores culturales y políticos inciden en mayor o menor proporción. 

Esto solo quiere decir, que a veces sucede a la inversa, puede haber mayor disparidad a nivel masculino por deserción temprana ya sea a nivel de educación básica, media, o superior y por lo tanto así mismo son las consecuencias frente a ello. 

El punto radica, principalmente en que la realidad se fundamente tambaleando al interlocutor, el poder del significado es la transformación y en la medida que el sentido del contenido se vuelve más abstracto, requerimos de encontrar las funciones expresivas, apelativas y representativas del habla, que ya se han formalizado en los sistemas de comunicación. 

Esto nos conduce no solo a continuar comprendiendo la cultura, porque los patrones de comportamiento se fundan y se hacen funcionales o disfuncionales a través del lenguaje que se maneja dentro del contexto en el que se está inmerso. 

Acaso no es representativamente sólido como evidencia, porque no solo transciende en la esfera de lo psicológico, sino que se instaura y avanza en las estructuras políticas que determinan un país. 

Entonces que es una educación sin disparidad, a nivel docente, discente, institucional; es todo lo expresado con anterioridad, la capacidad de encontrar el elemento que requerimos en medio de los procesos sociales, para poder hablar y entender al ser, sin olvidar lo humano del mismo. 

Para no continuar contrastando a la ambigüedad de la ignorancia por nuestro entorno y sobre todo en defensa de que la palabra, es más fuerte y lo sublime que tenemos; en el momento como instrumento para buscar alcanzar y lograr el objetivo por una educación para todos.

Además; de ser lo único que permitirá vincular al ser humano con sus singularidades y las otredades, de manera real con el mundo.  

BibliogrAFÍA

Aristóteles (1994) Ética Nicomaquea. Ediciones Gráficas 

Ausubel N (1983) Psicología Educativo: Un punto de vista cognoscitivo. México: Trillas 

Cardamone R (1992) Temas de psicología, psicoterapia y neuropsicología. Un enfoque sociocultural Editorial Biblos 

Cosimi A. (2006) Estudios psicoanalíticos en la Universidad III. Homosapiens Ediciones 

Echeverría R. (2003) Ontología del lenguaje. Lom Ediciones S.A 

Flavell J. (1979) Metacognition and cognition monitoring: a new area of cognitive developmental inquiry: American Psychologist. 34,  pp.  906 – 911. 

Freire P. (1997) La educación como práctica de libertad. Siglo XXI Editores 

Freud S. (1995) Esquema del psicoanálisis y otros escritos de doctrina psicoanalítica. Ed. Alianza. España 

Freud S. (1995) Introducción al psicoanálisis. Ed. Alianza. España 

Fromm E (2004) El amor a la vida. Ed. Paidós. España 

Fromm E. (1990). Lo inconsciente social. Ed. Paidós. España 

Fromm E. (1947). Ética y psicoanálisis. Fondo de la Cultura Económica. México. 

Halliday M. (1982) El lenguaje como semiótica social. Interpretación social del lenguaje y del significado. Fondo de la Cultura Económica. 

Gardner H. (1990) Inteligencias Múltiples, - La teoría en la práctica. México: Paidos Ediciones 

Glaser R. (1988). Overview. En M. Chi, R. Glaser y M. Farr (Eds.), The nature of expertise. Hillsdale, NJ: Erlbaum. 

Gross R. (1994). Psicología la ciencia la mente y la conducta. Manual Moderno 

Kenneth T. (2000) Psicología Educativa para la enseñanza eficaz. México: International Thomson Editores, S. A 

Maldavsky D (2004) La investigación psicoanalítica del lenguaje. Lugar Editorial 

Maturana H. (2001) Emociones y lenguaje en educación y política. Editorial Dolmen 

Maya A. (2002) Conceptos básicos para una pedagogía de la ternura. Impresora Obando 

Morín E. (1996) Introducción al pensamiento complejo. Barcelona: Gedisa 

Morín E. (1999) Los siete saberes para la educación del futuro. UNESCO 

Motta J. (2001) Lúdica y creatividad para el siglo XXI. Siglo XXI 

Motta J. (2002) Lúdica. Francisco José de Caldas Universidad Distrital 

Motta J. (2006) Lúdica una estrategia que favorece el aprendizaje y la convivencia. Monserrate Universidad 

Restrepo L. (1994) El derecho a la ternura. Arango Editores 

Saussure F. (1987) Curso de lingüística general. Editorial Alianza 

Salovey, P. (1990). Emotional intelligence. Imagination, Cognition, and Personality, 9, 185-21 

Serrano S. (1988) Signos, lengua y cultura. Editorial Anagrama 

Schraw, G. (1995) Metacognitive Theories. Educational Psychology Review, 7, 351-371

Notas pie de página

[1]  UNESCO. Informe de seguimiento de la EPT en el Mundo. Resumen. “Una crisis encubierta; Conflictos armadas y educación”. 2011. (p. 10)

[2] UNESCO. Panorámica regional: América Latina y el Caribe. 2010. (pág. 1) ED-2010/WS/10  

[3] Los dos obstáculos más importantes para el acceso a los programas de atención y educación de la primera infancia son la pobreza de las familias y el escaso nivel de instrucción de los padres. UNESCO. Panorámica regional: América Latina y el Caribe. 2010. ED-2010/WS/10. (p. 2)  

[4] Ibíd. (p. 22)

[5] UNESCO Iesalc. Entrevista. Planteamientos y recomendaciones que surgieron de las dos Conferencias Regionales de Educación Superior celebradas hasta nuestros días, la de 1996 y la del 2008. http://iesalc.unesco.org.ve/docs/boletines/boletinnro161/boletinnro161.html. Revisado 23/8/2011

[6] Calderón L. Conversatorio 2008. ¿Cómo desarrollan los docentes universitarios una pedagogía de la ternura con aprendizajes significativos, antropológicos y ontológicos? UAM. Maestría en Docencia Universitaria 

[7] Maya A. 2002. Conceptos básicos para una pedagogía de la ternura. (p. 66)