RESULTADOS PRELIMINARES DE UNA INVESTIGACIÓN SOBRE NIÑOS CON TRASTORNOS DE APRENDIZAJE/DISLEXIA EN LAS PROVINCIAS DE RIO NEGRO Y NEUQUEN (ARGENTINA)

PRELIMINARY RESULTS OF A RESEARCH ON CHILDREN WITH LEARNING DISORDERS / DYSLEXIA IN THE PROVINCES OF RIO NEGRO AND NEUQUEN (ARGENTINA)

maría belen causse (argentina)

belencausse@gmail.com

investigación



RECIBIDO: 16/01/2018

Aprobado: 20/01/2018



RESUMEN: El trastorno Específico del Aprendizaje de la Lectura, o Dislexia,  constituye una dificultad significativa tanto en el aprendizaje como en el posterior desempeño lector,  que no puede ser atribuida a la presencia de retraso mental, alteraciones sensoriales o neurológicas o a la pertenencia a un contexto familiar desfavorecido. 

Las estimaciones actuales indican una prevalencia de entre el 3 y el 10%, o de entre el 5 y el 17,5% constituyendo el 80% de la población que presenta trastornos de aprendizaje. Estas cifras pueden sufrir variaciones de acuerdo a la opacidad o transparencia de la lengua. Se calcula que aquellos niños que presentan resultados por debajo del nivel de entre el 5% y el 10% en pruebas estandarizadas de lectura tienen un déficit severo (Dehaene, 2014). 

En virtud de la elevada incidencia con la que se ha registrado en investigaciones anteriores, y la elevada cantidad de casos que se observan en los ámbitos clínico y educacional, cuyos signos podrían ser atribuidos a este trastorno, poder estimar la frecuencia de su presentación en nuestra región resulta un aporte central al conocimiento de la misma. Este estudio busca  realizar dicho cálculo o estimación a fin de proporcionar elementos válidos y confiables para su detección precoz, profundizar en el conocimiento de los factores que se asocian a este trastorno y a los trastornos de aprendizaje en general y permitir la validación de una batería para su detección y diagnóstico, con fines preventivos y terapéuticos. 

Para cumplimentar estos objetivos se emplea una batería de pruebas neuropsicológicas, que evalúan las diferentes funciones neurocognitivas que habitualmente se encuentran afectadas como parte del perfil neuropsicológico específico de la dislexia. De acuerdo a los resultados los niños son categorizados como “Sin Trastorno de Aprendizaje” o “Con posible Trastorno de Aprendizaje”. En este último caso, se establecen tres subcategorías: “TEA Dislexia”, “TEA no dislexia u otro Trastorno Infantil. Sin especificar subtipo”, “TEA Dislexia asociado a otro TEA o Trastorno Infantil sin especificar”. 

Se trata de un estudio transversal y descriptivo, con muestreo incidental. Los participantes aceptan voluntariamente participar de la investigación y se requiere el consentimiento firmado de sus padres. 

Se presentan los resultados obtenidos en los primeros 20 niños evaluados. La investigación continúa en curso, con un mayor número de niños que actualmente están en etapa de evaluación y/o procesamiento de datos, y se espera en un mediano plazo, contar con una cantidad mayor de datos provenientes de esta investigación. Durante el año 2018 la misma comenzará a replicarse en otras provincias de la República Argentina.  

SUMMARY: The Specific Learning Reading Disorder, or Dyslexia, constitutes a significant difficulty in both learning and subsequent reading performance, which can not be attributed to the presence of mental retardation, sensory or neurological alterations or belonging to a disadvantaged family context.

Current estimates indicate a prevalence of between 3 and 10%, or between 5 and 17.5%, constituting 80% of the population with learning disorders. These figures may suffer variations according to the opacity or transparency of the language. It is estimated that those children who present results below the level of between 5% and 10% on standardized reading tests have a severe deficit (Dehaene, 2014).

Due to the high incidence with which it has been registered in previous research, and the high number of cases observed in the clinical and educational areas, whose signs could be attributed to this disorder, we can estimate the frequency of its presentation in our region is a central contribution to the knowledge of it. This study seeks to perform such calculation or estimation in order to provide valid and reliable elements for early detection, deepen knowledge of the factors associated with this disorder and learning disorders in general and allow the validation of a battery for its detection and diagnosis, for preventive and therapeutic purposes.

To complete these objectives, a battery of neuropsychological tests is used, which evaluate the different neurocognitive functions that are usually affected as part of the specific neuropsychological profile of dyslexia. According to the results the children are categorized as "Without Learning Disorder" or "With possible Learning Disorder". In the latter case, three subcategories are established: "TEA Dyslexia", "TEA no dyslexia or other Childhood Disorder. Without specifying subtype "," TEA Dyslexia associated with another ASD or Child Disorder without specifying ".

It is a cross-sectional and descriptive study, with incidental sampling. Participants voluntarily agree to participate in the research and the signed consent of their parents is required.

The results obtained in the first 20 children evaluated are presented. Research is ongoing, with a greater number of children currently in the evaluation and / or data processing stage, and it is expected in the medium term, to have a greater amount of data from this research. During the year 2018 it will begin to replicate in other provinces of the Argentine Republic.

INTRODUCCIÓN

La Dislexia se ha constituido en los últimos años, un tema de especial atención en los ámbitos de la salud y la educación, dada su elevada incidencia en la población en edad escolar, y el amplio abanico de dificultades que trae aparejadas. 

El trastorno específico del aprendizaje de la lectura, o dislexia, constituye uno de los trastornos específicos de aprendizaje, con características delimitadas en el capítulo de Trastornos del Desarrollo Neurológico del DSM V (APA, 2014). Es precisamente un  trastorno del aprendizjae de la lectura e implica  un patrón de alteraciones que tiene como características distintivas, entre otras,  alteraciones significativas en la precisión y la fluidez lectora, déficit en el desarrollo de la conciencia fonológica y escasa capacidad ortográfica. Implica una dificultad selectiva en el dominio mencionada, pese a poseer un nivel intelectual adecuado (o significativamente superior al nivel lector), haber recibido instrucción apropiada y ausencia de trastornos de conducta, sensoriales  o neurológicos que pudieran explicar las alteraciones registradas (Herrera Pino, Lewis Harb, Jubiz Bassi & Salcedo Samper, 2007) .  

Diversas investigaciones realizadas han estimado una prevalencia de entre el 3 y el 10% o 5 y el 17,5% (diferencias posiblemente vinculadas a la transparencia u opacidad de la lengua), constituyendo el 80% de la población que presenta trastornos de aprendizaje, es decir, es el TEA con mayor incidencia en la población pediátrica (Herrera Pino, et. al., 2007, Roselli, Matute & Ardila, 2010).

Se considera que es el trastorno de aprendizaje con mayor frecuencia de presentación, tanto en niños como en adultos (Galaburda & Camposano, 2006).

Diversos estudios han revelado que  la dislexia se encuentra vinculada con alteraciones de la estructura y función cortical y talámica. Se producen  alteraciones de los circuitos cortico-corticales y corticotalámicos en el cerebro de los sujetos con dislexia, que incluyen tanto a las cortezas visuales y auditivas, como también a los núcleos talámicos visuales y auditivos. Las investigaciones sobre el sustrato neurobiológico de la dislexia indican que la misma se debe a alteraciones en el proceso de desarrollo del cerebro, relacionadas con trastornos en la migración neuronal, existiendo además diversos datos que darían indicios de  la participación de factores genéticos en el desarrollo de esta patología (Galaburda & Camposano, 2006). 

La mayor parte de las investigaciones llevadas a cabo recientemente revelan que la mayoría de los individuos con diagnóstico de dislexia registran alteraciones fonológicas o metafonológicas, siendo el concepto central vinculado a la etiología neurocognitiva del trastorno el de conciencia fonológica y fonémica, la cual se define como el conocimiento conciente de la estructura de los sonidos del lenguaje (Galaburda & Camposano, 2006, Roselli, et.al., 2010, Dehaene, 2014). Las habilidades fonológicas, posibilitan discriminar y articular los sonidos del habla. La conciencia fonémica, en tanto una de las habilidades fonológicas, posibilita manipular los fonemas, y al hacerlo, poder separarlos, contarlos, identificarlos, cambiar su orden o sustituirlos dentro de la palabra (Roselli, et.al., 2010).  

Otros estudios (Etchepareborda, 2003) han registrado que los disléxicos tendrían una representación neural anormal de los estímulos sensoriales breves y rápidos y un déficit de activación en el área temporo-occipital inferior izquierda.

López, S.I., Uribe Viquez, Z., Villarruel Rivas, M.C., Mendoza-Barrera, G., Durand-Rivera, A, (2012), describen estudios de Galaburda, en los que se  ha registrado que los individuos disléxicos presentan anormalidades corticales microscópicas, principalmente en áreas circundantes a la cisura de Silvio, reconocidas como sustrato del lenguaje, en forma de colecciones ectópicas y dislaminaciones de las capas corticales. Es a este nivel que las alteraciones en el logro de las habilidades metalingüísticas se manifiestan directamente como trastornos en la adquisición de la lectoescritura. 

Otras investigaciones, conducen a Dehane (2014) a concluir  que la dislexia se debería a un déficit profundo en la interfaz entre la visión y el lenguaje, dentro de la red de conexiones que se encuentra en el lóbulo temporal. 

1.                                         Conciencia Fonológica y Fonémica: los estudios más recientes sobre dislexia apuntan como el principal déficit en la dislexia a la capacidad de representación precisa y bien determinada de los sonidos de la lengua. Dicha afectación incluye la conciencia fonológica (conciencia explícita de la estructura fonológica de la lengua, del aspecto formal) y la recodificación o conversión grafema – fonema. Hay una influencia recíproca entre ambas habilidades, por un lado se requiere cierto desarrollo de las habilidades metalingüísticas en general y de la conciencia fonológica y fonémica en particular,  para aprender a leer y a su vez, el aprendizaje de la lectura posibilita y completa su desarrollo (Roselli, et. al., 2010). La conciencia fonológica (Galaburda & Camposano, 2006) comenzaría su desarrollo entre los 4 y los 6 años, constituyendo un requisito para el aprendizaje lector, ya que la lectura en sus comienzos se basa principalmente en establecer una correspondencia entre un sonido lingüístico (fonema) con un símbolo que lo representa (grafema), habilidad que se requiere principalmente al inicio del aprendizaje de la lectura, pero también más adelante, cuando el sujeto debe leer palabras de uso poco frecuente,  desconocidas o pseudopalabras (Galaburda & Cestnik, 2003). Esta  correspondencia fonema – grafema,  está en la base del desarrollo  de la llamada ruta indirecta o fonológica de la lectura.

Distintas investigaciones han mostrado (Roselli, et. al., 2010) una elevada correlación entre el desempeño en tareas de conciencia fonológica y el desempeño lector en niños hispanohablantes que asisten a escuelas primarias.

La etiología de este déficit no ha sido suficientemente clarificada  hasta el momento, aunque algunos investigadores sugieren que podría ser el resultado de un procesamiento auditivo fundamental afectado que incluiría tanto sonidos lingüísticos como a otros sonidos, es decir, un trastorno perceptivo – sensorial prelingüístico, que precede al desarrollo del lenguaje (Galaburda & Camposano, 2006).

 

2. Velocidad en la denominación: Es otra de las funciones significativamente alterada en niños con dislexia, caracterizándose por marcados déficits para encontrar y recordar etiquetas verbales, es decir, para nombrar rápidamente objetos (u otras categorías) independientemente de su cotidianeidad, alteración que no se vincula al sistema ortográfico empleado. Se presume que las alteraciones en el conocimiento fonológico se vinculan a un bajo rendimiento en pruebas de velocidad en la denominación. Este hallazgo condujo a la hipótesis del doble déficit, según cual el procesamiento fonológico y la denominación (denominación rápida automatizada) son dos factores separados del trastorno lector, teniendo la presencia de ambos componentes un efecto adicional negativo en el desempeño en la lectura.

 

3. Lenguaje: Diversas investigaciones han hallado  problemas de lenguaje en muchos  niños disléxicos, caracterizados por un bajo rendimiento en tareas de repetición de sílabas, palabras, pseudopalabras  y oraciones, narraciones orales y coherencia verbal (Roselli, et. al., 2010). 

 

4. Memoria de Trabajo Verbal: La memoria operativa verbal, el proceso de aprendizaje verbal y el ordenamiento temporal son alteraciones altamente frecuentes en sujetos con dislexia. Las afectaciones de la memoria de trabajo son más pronunciadas en los casos de comorbilidad entre dislexia y discalculia (Roselli, et. al., 2010). Este tipo de memoria se define como la capacidad para mantener y manipular información en la conciencia para la realización de tareas cognitivas complejas, interviniendo de manera crucial en el control y procesamiento activos de la información (García Madruga, J., Elosúa, M., Gutiérrez, F., Luque, J. & Gárate, M., 2006). Nos brinda la posibilidad de prolongar la conservación de  información en la conciencia mientras estamos atendiendo y operando con ella.


5. Procesamiento perceptivo- visual: Se trata de un déficit frecuentemente relacionado con dificultades en la discriminación, reconocimiento, identificación y velocidad del análisis visual (Roselli, 2010). Existen algunos planteos en relación a la dislexia, avalados por estudios de neuroimágenes, que el núcleo de la alteración en la dislexia está en la interfaz entre el reconocimiento visual y el procesamiento fonológico, entre la visión y el habla, dentro de la red de conexiones neuronales ubicada en el lóbulo temporal izquierdo (Dehane, 2014).

 

6. Atención espacial: con cierta controversia, está comenzando a ser delimitado un subgrupo de sujetos disléxicos con alteraciones en la atención espacial (Dehane, 2014). 

 

7. Déficit motor: Se trata de dificultades muchas veces ligadas a una disfunción cerebelosa, ya que suele haber dificultades en el balance y la coordinación, escasas habilidades manuales y dificultades  para la realización de más de una tarea por vez (Roselli, et. al., 2010). Sin embargo, no se trata de un déficit que se presenta en un gran número de niños con dislexia, sino en un pequeño grupo. 

 

8. Lectura: La lectura se caracteriza por alteraciones en la precisión, velocidad y fluiez, que frecuentemente conducen de manera secundaria, a alteraciones en la comprensión de lo leído. En general se encuentran los siguientes errores (Roselli, et. al., 2010): 

 

a. Precisión: con características sustituciones de grafemas, sílabas o palabras, cambios, adiciones  u omisiones de las desinencias de las palabras, confusión de palabras con estructura morfológica parecida, sustitución de un grafema por otro, omisión de letras, segmentos o palabras, adición de letras, sílabas  o palabras.

 

b. Velocidad: se mide contabilizando la cantidad de palabras leídas por una unidad de tiempo, habitualmente el minuto. En la casi totalidad de los casos, la lectura se encuentra lentificada, al emplear una o ambas rutas. 

 

c. Fluidez: muy vinculada a la precisión y la velocidad, implica cambios rápidos de atención  durante la lectura  lo cual involucra un procesamiento visuo-espacio-temporal que a su vez,  facilita el reconocimiento rápido y secuencial de la forma de las palabras, un procesamiento automático. 

 

d. Comprensión: presentan fallas de gravedad variable, que habitualmente se derivan de los problemas de precisión y la lentitud, a lo que se suman las alteraciones en memoria de trabajo.

 

9. Escritura: Frecuentemente también se encuentra alterada. Habitualmente se presentan fallas en ortografía natural y arbitraria y en producción de textos, secundarias a las dificultades referidas más arriba. 

 

10. Otras alteraciones neuropsicológicas: Se trata de otras funciones que en ocasiones se presentan deficitarias, pero que no siempre forman parte del perfil neuropsicológico de la dislexia, tales como las dificultades  para el aprendizaje de series, reconocimiento de números, falla en el manejo de relaciones espaciales, reconocimiento de dedos, confusión derecha – izquierda, aprendizaje de la lectura del reloj, en ocasiones atención y funciones ejecutivas (Roselli, et.al., 2010). 

Para realizar el diagnóstico de trastorno en el aprendizaje de  la lectura, al igual que el de cualquier otro trastorno de aprendizaje, se requiere de un CI normal, o superior al desempeño lector,  interferencia de las alteraciones en la vida cotidiana o el desempeño escolar/académico o laboral y presencia de dificultades específicas en la lectura (en los dominios descriptos) pese a haber recibido una instrucción adecuada y a la inexistencia de alteraciones neurológicas o sensoriales que pudieran explicar mejor el trastorno. 

Actualmente se considera que el procesamiento lector se lleva a cabo mediante el empleo de dos rutas, lo cual recibe la denominación de Teoría de la Doble Ruta. Podemos diferenciar dos tipos o procedimientos utilizados al leer: uno léxico y otro no léxico. La ruta léxica, también llamada semántica o global, sería una especie de “diccionario” que se utiliza cuando la secuencia de letras o el formato de la palabra se corresponde con una palabra conocida y activa una representación en el léxico ortográfico de entrada, que a su vez activa una representación semántica (significado) y ésta a su vez, una representación fonológica de la misma. Esta ruta permite acceder en forma directa al significado a partir de la forma ortográfica de la palabra, y es característico su uso en el lector experto. La ruta no léxica, también llamada indirecta o fonológica, implica un mecanismo de conversión grafofonémica que actúa con unidades más pequeñas que la palabra, los fonemas o sonidos y los grafemas. Si la secuencia de letras o formato global de la palabra no corresponde a una palabra conocida (como es el caso de palabras nuevas o pseudopalabras) entonces las mismas son segmentadas en grafemas, dichos grafemas son convertidos en fonemas aplicando las reglas de conversión y finalmente los fonemas son ensamblados para ser pronunciados como un todo. Luego de a este ensamblaje fonológico, se produciría la activación semántica, es decir, el acceso al significado de la palabra que fue leída. (Ferreres, Martínez Cuitiño, Jacubovich, Olmedo & López, 2003). 

La dislexia puede presentarse de manera aislada, es decir, como un único transtorno, pero también en comorbilidad con otros trastornos (de aprendizaje u otros trastornos infantiles) cuya alteración no necesariamente se encuentra vinculada con el trastorno lector desde el punto de vista de su fisiopatología. Los trastornos del desarrollo neurológico (DSM V) que con mayor frecuencia se presentan en comorbilidad  con la dislexia son: trastorno por déficit de atención e hiperactividad, disgrafia, discalculia y trastorno del desarrollo de la coordinación (Artigas Pallarés, 2002). Sin embargo, pueden presentarse en comorbilidad,  no con tan alta frecuencia, otros trastornos. 

Se trata de un trastorno que en el corto o el largo plazo puede llegar a ser una dificultad de gran importancia para el desarrollo cognitivo posterior del sujeto, por lo cual, resulta  de suma importancia conocer los parámetros para diagnosticar de manera temprana y derivar a tratamiento a los niños afectados con profesionales idóneos (López, et. al., 2012). 

Debido a la mencionada incidencia con que se ha registrado, y la envergadura que puede llegar a tener tanto a nivel individual como comunitario,  la estimación de su frecuencia de presentación en nuestra región constituye un aporte central al conocimiento de la misma. La investigación tiene como objetivo iniciar la estimación de la cantidad de niños de escolaridad primaria de las provincias de Río Negro y Neuquén que presentan dislexia, mediante la realización de evaluaciones neurocognitivas, identificando además asociaciones con factores de riesgo y posibilitando la ampliación y profundización de los conocimientos existentes sobre dislexia y sobre los instrumentos empleados en su diagnóstico, brindando elementos para su detección precoz, y posibilitando la validación de una batería para su detección y diagnóstico, con fines preventivos y terapéuticos. 

 

METODOLOGÍA

Se trata de un estudio transversal y descriptivo, con muestreo incidental. Los participantes aceptan voluntariamente participar de la investigación y se requiere el consentimiento firmado de sus padres. 

La población está constituida por niños y niñas que concurren a escuelas primarias (1° a 7°) de las provincias de Río Negro y Nqn, tanto públicas como privadas. 

Como criterios de inclusión a la muestra se consideraron la residencia en las mencionadas provincias, asistir a escuela primaria pública o privada, aceptar voluntariamente participar y poseer el consentimiento firmado de alguno de los padres. 

Para cumplimentar los objetivos propuestos se administra una batería de pruebas neuropsicológicas, que evalúan las diferentes funciones neurocognitivas que habitualmente se encuentran afectadas como parte del perfil neuropsicológico específico de la dislexia. Se evalúan CI estimado, componentes sintáctico, semántico y fonológico del lenguaje, conciencia fonológica, funciones visuoespaciales y visuoperceptivas, memoria (semántica, episódica, de trabajo y visuoespacial), velocidad nominativa, lectura, escritura, atención y funciones ejecutivas. Integran la batería una selección de subtest de WISC IV, ENI, ECOFON, Test LEE, y los test Figura Compleja de Rey, CARAS, Test de Símbolos y Dígitos, Test de los Cinco Dígitos, Test de Stroop, Test de Fluencia Verbal Semántica y Fonológica y Test del Trazo.

 

Asimismo se incluyen cuestionarios de análisis cualitativo y una ficha de datos sociodemográficos y antecedentes que son completadas por los padres. 

La evaluación se lleva a cabo en dos sesiones de administración de duración estimada entre una hora y media y dos horas, intercalando pequeños intervalos de descanso en los casos en que es necesario.  

De acuerdo a los resultados obtenidos en la evaluación, los participantes son categorizados como “Sin Trastorno de Aprendizaje” o “Con probable Trastorno de Aprendizaje u otro Trastorno Infantil”. En este último caso, se establecen tres subcategorías: “TEA Dislexia”, “TEA no dislexia u otro Trastorno Infantil. Sin especificar subtipo”, “TEA Dislexia asociado a otro TEA o Trastorno Infantil sin especificar”. 

Se presentan en esta oportunidad los resultados preliminares, producto de la evaluación de 20 niños. 

 

RESULTADOS

DESCRIPCIÓN DE LA MUESTRA: 

La muestra está conformada hasta el momento por 20 niños de diferentes escuelas primarias de las provincias de Rio Negro y Neuquén, de entre  6 y 12 años de edad,  con una media de edad de 8,05 (DS 2,01). El 70% son varones. El 70% asiste a escuela pública y el 75% a primer ciclo de su escolaridad primaria. Las evaluaciones se llevan a cabo en las instalaciones de algunas escuelas que lo han solicitado (N°103 de la localidad de Neuquén, 335 de la localidad de  Allen) y en las instalaciones de la Sede Comahue de la Universidad de Flores para aquellos que solicitan individualmente la evaluación. 

La mayoría (70%) procede de la localidad de Neuqúen, y un menor número (25%) de Cipolletti y de Cinco Saltos (5%). Ninguno de los niños evaluados permaneció en algún año de su escolaridad. 

En relación a la variable socioeconómica, medida por el máximo nivel de instrucción alcanzado por alguno de los progenitores, el 75% de las madres poseen un nivel educativo de 12 años (secundario completo) o mayor y 55,5% de los padres tienen dicho nivel de instrucción. 

El CI estimado promedio de los niños evaluados es de 91,5 (DS 19,17). El mismo fue calculado en base a una de las mejores formas abreviadas de 2 subtest (Sattler, 2001), incluyendo los subtest cubos y vocabulario de WISC IV. 

El 50% de los niños evaluados comenzó su escolarización (nivel inicial) a los 4 años o con  posterioridad a dicha edad, y al comenzar primer grado, el 52,6% de la muestra evaluada había logrado los contenidos mínimos de nivel pre-escolar vinculados a la alfabetización (seleccionándose como contenidos mínimos el reconocimiento de colores, reconocimiento de números hasta 5, conteo hasta 10, escritura del nombre y reconocimiento de vocales). 

 


El 63,2% de la muestra se alfabetizó con posterioridad a 1° grado y el 57,9% también presentó dificultad o adquisición tardía de contenidos en el área de matemática. Al momento de la evaluación, en el 78,9% de los casos los padres manifiestan que aún no logra la lectura fluida. También se informa que el 63,2% presenta además fallas en la escritura. 

 

RESULTADOS OBTENIDOS

El 80% de los niños evaluados presenta algún tipo de patrón de alteración cognitiva, ya sea Trastorno Específico de Aprendizaje (TEA) u Otro Trastorno Infantil, incluido dentro de la categoría de Trastorno del Desarrollo Neurológico, según DSM V, es decir,  que se incluyen dentro de la categoría “Con probable Trastorno de Aprendizaje u otro Trastorno Infantil”, de acuerdo a la categorización propuesta para el presente estudio.

De estos niños con TEA, el 25% presenta un perfil neurocognitivo compatible con dislexia, el 35% presenta dislexia en comorbilidad con otro trastorno infantil o de aprendizaje y el 20% presenta otro Trastorno Infantil o de Aprendizaje, distinto de la Dislexia, no pudiéndose, en base a la batería diseñada para la exploración neurocognitiva, establecer cuál es el otro trastorno infantil o de aprendizaje que se presenta, tanto en forma aislada, como en comorbilidad con la dislexia.

De los niños que presentan trastorno de aprendizaje o trastorno infantil, la mayoría tienen 6 años y a esta edad se da la mayor frecuencia de casos de asociación de dislexia y otro trastorno.

 

CONCLUSIONES PRELIMINARES

A partir de los hallazgos alcanzados hasta el momento, se registra que el 80% de los consultantes, es decir, de aquellos niños cuyos padres o docentes solicitaron la evaluación por presuntas dificultades escolares, efectivamente presentan alteraciones neurocognitivas compatibles con trastornos específicos de aprendizaje u otro trastorno infantil (que involucra afectación cognitiva). 

Los resultados obtenidos confirman que la dislexia es el trastorno de aprendizaje de mayor frecuencia de presentación, tanto en forma aislada como en comorbilidad con otro trastorno infantil/de aprendizaje, afectando a un porcentaje significativo de niños que transitan por el sistema educativo. Según los hallazgos obtenidos, se presentaría, al menos en nuestro medio, con mayor frecuencia en comorbilidad con otros trastornos que cursan con alteraciones neurocognitivas. 

A futuro se prevé contar con un significativo incremento en el número de casos (muchos de ellos se encuentran actualmente en etapa de evaluación y / o procesamiento de datos) y a partir del mismo realizar un análisis minucioso de los patrones de alteración cognitiva en casos de dislexia (perfiles neurocognitivos) así como también evaluar la sensibilidad y especificidad de las pruebas empleadas en su diagnóstico.

bibliografía

American Psychiatric Association. APA (2014).  Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM-5. Arlington VA: Asociación Americana de Psiquiatría.  

Artigas-Pallares, A (2002). Problemas asociados a la dislexia. Rev Neurol, 34 (supl 1): S7-S13.

Dehane, S. (2014). El Cerebro lector. Bs. As.: siglo XXI editores. 

Etchepareborda, M. (2003).  La intervención en los trastornos disléxicos: entrenamiento de la conciencia fonológica. Rev Neurol,  36 (supl 1): S13-S19.

García Madruga, J., Elosúa, M., Gutiérrez, F., Luque, J. & Gárate, M. (2006). Comprensión lectora y memoria operativa. Bs. As.: Paidós. 

Herrera Pino, J., Lewis Harb, S., Jubiz Bassi, N. & Salcedo Samper, G (2007). Fundamentos neuropsicológicos de la dislexia evolutiva. Rev Psicología desde el Caribe, Universidad del Norte, 19: 222-268.

Ferreres, A., Martínez Cuitiño, M., Jacubovich, S., Olmedo, A. & López, C. (2003). Las alexias y los modelos de la doble ruta de lectura en hispanohablantes. Revista argentina de neuropsicología, 1: 37-52. 

Galaburda, A & Camposano, S. (2006). Dislexia evolutiva: un modelo exitoso de neuropsicología genética. Revista chilena de Neuropsicología, 1 (1): 9-14. 

Galaburda, A. & Cestnik, L. (2003). Dislexia del desarrollo. Revista de Neurología, 36 (Supl I): S6 – S9.

Jimenez, J., Morales, C. & Rodriguez, C. (2014). Subtipos disléxicos y procesos fonológicos y ortográficos en la escritura de palabras. European Journal of Education and Psychology, 7 (1): 5-16. 

López, S.I., Uribe Viquez, Z., Villarruel Rivas, M.C., Mendoza-Barrera, G., Durand-Rivera, A. Dislexia desde un enfoque cognitivo: revisión de clasificación (2012). Revista Mexicana de Comunicación, Audiología, Otoneurología y Foniatría, 1 (2): 98-103.

Matute, E., Roselli, M., Ardila, A. & Ostrosky Solís, F. (2007). Evaluación Neuropsicológica Infantil (ENI). México: Manual Moderno. 

Roselli, M., Matute, E. & Ardila, A. (2010). Neuropsicología del desarrollo infantil. México: Manual Moderno. 

Roselli, M., Matute, E & Ardila, A. (2006). Predictores neuropsicológicos de la lectura en español. Revneurol, 42 (4): 202-210.

Sattler, J (2001). Evaluación infantil. México: Manual Moderno.